Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre muere tras beber zumo comprado por Internet

Sanidad retira el jugo de noni de la firma Tahitian

Juan Carlos Cuadros desayunó el pasado domingo un vaso de zumo de frutas adquirido por Internet. Media hora después falleció en su casa de Ogíjares, a las afueras de Granada. La Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición decretó ayer la retirada cautelar del mercado de la marca Jugo de Noni Tahitian. A la espera del estudio toxicológico, todo apunta a que Cuadros falleció por la ingesta del zumo, procedente de una fruta tropical de la Polinesia.

El trágico relato de la familia denuncia una supuesta negligencia de los servicios de emergencia: "La ambulancia tardó más de media hora en llegar. Su pareja no paraba de llamar y hasta le colgaron el teléfono varias veces. Después de los vómitos y el masaje cardiaco, falleció en mis manos", relató su hermana Leticia. El centro provincial de comunicaciones del 061 en Granada dista menos de un kilómetro del domicilio de Cuadros, pero un portavoz aseguró ayer que el protocolo de emergencias siguió su curso habitual.

El fallecido, de 40 años, padecía leucemia y estaba medicado, pero los expertos han descartado que los fármacos provocaran su muerte. La pareja de Cuadros también resultó afectada al ingerir una pequeña cantidad del zumo, pero sólo "se le durmió la lengua y le quemó por la garganta" porque le pareció muy amargo, explicó un familiar. Los agentes de la Policía Judicial no pudieron determinar si el bote de zumo estaba caducado, ya que la fecha resulta ilegible. La Consejería de Salud andaluza estima que es "bastante improbable que se trate de un problema generalizado", pero por cautela y debido al "etiquetado irregular" en inglés del producto, optó por su retirada del mercado.

La distribuidora del zumo, Tahitian Noni, aseguró que su producto cuenta con los controles sanitarios de la Unión Europea desde 2003, así como en Tahití, isla productora de la fruta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de enero de 2008