Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

SOS Koipe echa raíces en Portugal

El grupo alimentario planta 3.000 hectáreas de olivos y prepara actualmente otras 5.000

Compras aceiteras en Italia para lograr mayores cuotas de mercado, sobre todo en Estados Unidos; un plan de almazaras en España y en el exterior para asegurarse una parte de sus necesidades de aprovisionamiento, y plantaciones de olivares propios. Éstas serían las tres patas sobre las que ha diseñado el grupo SOS Koipe su estrategia en el sector del aceite de oliva. La última de las actuaciones ha sido el Programa Tierra para plantar en 10 años 100.000 hectáreas de olivares, de las que en este primer año ya se van a ejecutar unas 8.000 hectáreas, fundamentalmente en Portugal.

Para consolidar su liderazgo mundial en el aceite de oliva, el grupo hizo en los últimos años una decidida apuesta por la entrada en los mercados vía de empresas italianas. Ello se tradujo en la compra de dos de los grupos más importantes de ese país, como Carapelli y Minerva. Con esas compras, la empresa española se hizo con el 15% de todas las ventas de aceite envasado en el mundo. Desde el convencimiento de que el futuro del aceite de oliva pasa por su mantenimiento en la cuenca mediterránea y, sobre todo, por los nuevos mercados, la firma española hizo algunos nuevos intentos para seguir las compras en el mercado italiano, aunque, hasta la fecha, sin éxito.

El grupo desarrolla el programa para plantar 100.000 hectáreas en 10 años en España, en la cuenca mediterránea y en Estados Unidos

Una segunda pata en la estrategia del grupo se concreta en la posibilidad de disponer de una red de almazaras propias o asociadas para asegurarse un aprovisionamiento en volumen y en precios, como punto de partida para tener una posición de competitividad. En esa línea, la empresa española cuenta en la actualidad con un total de 11 almazaras, cuatro ubicadas en España, cinco en Túnez y otras dos en Italia. Con esta estrategia, el grupo pretende asegurarse el aprovisionamiento del 30% de sus necesidades actuales, que se cifran en unas 250.000 toneladas.

La tercera pata en la política del grupo en el aceite de oliva se concreta en la posibilidad de disponer de una superficie de producción propia que pueda aportar una parte importante de sus necesidades de aceituna para molturar. En esta estrategia se halla la compra del 50% el pasado año de la empresa Todolivo, dedicada al desarrollo de nuevas plantaciones en todo el mundo, especialmente con el sistema de espaldera y con elevadas producciones, unos 2.000 kilos de aceite por hectárea, lo que supone una fuerte rebaja de costes.

El grupo SOS Koipe fue en el pasado reacio a la compra de olivares en producción debido, sobre todo, al precio elevado de los mismos en España, y a su decisión de orientar más sus inversiones en comprar o mejorar industrias que en la producción. Sin embargo, tras la entrada en el accionariado de Todolivo, el grupo diseñó hace unos meses un plan para poner en marcha en el plazo de 10 años hasta un total de 100.000 hectáreas, a razón de 10.000 cada año. Esas plantaciones se llevarían a cabo especialmente en Portugal y Andalucía, junto a otros países en la cuenca del Mediterráneo. Igualmente, también se contempla en este momento el desarrollo de las nuevas plantaciones en California para el abastecimiento parcial de ese mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de enero de 2008