Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lengua en la escuela calienta la campaña

Todos los partidos catalanes, excepto el Partido Popular, elogiaron ayer el sistema de inmersión lingüística de la escuela catalana ante las promesas de Mariano Rajoy de garantizar la enseñanza en castellano. El líder del PP aseguró que los estudiantes de todas las comunidades podrán cursar sus estudios con el castellano como lengua vehicular, acabando así con el modelo que da prioridad al catalán en las aulas. El PP ha agudizado sus críticas contra el modelo lingüístico catalán ante la irrupción de Ciutadans y el partido Unión, Progreso y Democracia. La formación dirigida por Rajoy quiere evitar una nueva fuga de votos como la que supuso la participación de Ciutadans en las elecciones catalanas de noviembre de 2006. Convergència i Unió (CiU), el Partit dels Socialistes (PSC), Esquerra Republicana (ERC) e Iniciativa Verds (ICV) coincidieron en alabar la "convivencia" que a su juicio supone el sistema educativo y acusaron a Rajoy de buscar réditos electorales con su anuncio.

El consejero de Educación de la Generalitat, Ernest Maragall, culpó a Rajoy de buscar la "segregación" en la escuela. "Rajoy quiere dividir al pueblo catalán y quiere que haya una lengua para unos y otra para otros", manifestó Maragall. "No dejaremos que esto suceda. Cataluña es un solo pueblo, nosotros somos sus representantes y el Estatuto así lo proclama", afirmó. El titular de Educación defendió la protección del catalán aduciendo que "todos los niños de Cataluña deben sentir el catalán como lengua propia y querida". A juicio de Maragall, el estudio del catalán hace a los alumnos "enriquecidos y orgullosos".

El PSC, partido en el que milita Maragall, fue más lejos en sus críticas. "Vivimos un verdadero tsunami integrista protagonizdo por el PP: el proceso de limpieza sectario de sus listas, la asunción de los planteamientos más reaccionarios, hasta llegar a lo que para nosotros es la gota que colma el vaso: la amenaza contra el modelo lingüístico educativo catalán", proclamó el portavoz socialista, Miquel Iceta. "El PP quiere volver 30 años atrás", prosiguió Iceta, que juzgó la propuesta de Rajoy como "una grave amenaza" contra la "perfecta convivencia" que en su opinión garantiza el modelo de inmersión lingüística.El líder de CiU, Artur Mas, arremetió desde Finlandia contra las palabras de Rajoy, informa Josep Garriga. La propuesta de Rajoy nada tiene que ver, en opinión de Mas, con la educación, sino con la política, y responde a una "concepción e idea de España" uniformista "para obligar a todo el mundo a pasar por el aro". El líder de Convergencia Democràtica (CDC), que se encuentra en Finlandia para conocer de primera mano su modelo educativo -el mejor valorado según el prestigioso informe Pisa-, aseguró que el sistema de inmersión lingüística en Cataluña se ha demostrado una fórmula de éxito para la "integración" y recordó que, según los estudios, los alumnos catalanes obtienen similar capacitación para la lengua castellana que los del resto de España. "Falla el aprendizaje de lenguas", concluyó.

Mas consideró que Rajoy sólo busca "crear falsas polémicas" porque, dijo, en Cataluña nunca ha habido una "movilización de protesta importante" ni "demandas o quejas sociales" en contra de que la lengua vehicular en la educación primaria sea el catalán, "el idioma propio de Cataluña".

Su compañero de coalición, el democristiano Josep Antoni Duran Lleida, fue más contundente en sus reproches. "Quiere fingir que hay problemas para arrancar cuatro votos a Ciutadans", expresó Duran. El líder de Unió se mostró "indignado" ante el ataque de Rajoy a un sistema de inmersión elogiado por su "integración". Duran avisó a Rajoy que no le apoyará tras los comicios si el candidato del PP quiere ampliar la protección del castellano en Cataluña.

Los dos socios del PSC en el tripartito también cargaron contra el líder del PP. Joan Ridao, candidato de ERC en las generales, vio en la propuesta del PP "el objetivo bastardo de arrancar votos en España". "El PP está utilizando la lengua como auténtico combustible electoral", declaró. Ridao, que tildó al PP de "intransigente e indeseable", defendió el modelo educativo y lingüístico catalán por tener "un gran consenso social y político".

El cabeza de lista de ICV en las generales, Joan Herrera, anunció que su partido será "beligerante" ante el modelo educativo que propone Rajoy, por lo que pidió un "cordón sanitario" frente a esas tesis "El PP quiere romper la convivencia lingüística en Cataluña", apostilló.

La única que defendió el modelo educativo de Rajoy fue la candidata del PP por Barcelona, Dolors Nadal. En una entrevista en Catalunya Ràdio, Nadal pidió acabar con la situación actual, "en la que los estudiantes acaban hablando una mezcla entre catalán y español, el catañol".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2008