Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La inspiración de una generación

Homenaje al "inductor de la amistad y el surrealismo"

El mundo de la cultura coincidió ayer en valorar la trayectoria vital e intelectual de Pepín Bello, símbolo de una etapa dorada de la escritura, el arte y el pensamiento. "El inductor de la amistad y el surrealismo", como le han definido, "el inspirador" y "clarificador" de su generación consiguió en su último día reunir de nuevo a los amigos.

- Víctor García de la Concha. El director de la Real Academia Española (RAE) resaltó en Pepín Bello "todo ese testimonio de complementación y clarificación de la imagen del grupo". Y recordó que "a pesar de haber sido coprotagonista con ellos de toda la aventura de renovación, Bello se convirtió con los años en una figura clave para facilitar muchos datos y permitir reconstruir mejor todo aquel proyecto intelectual y estético".

MÁS INFORMACIÓN

- Carmen Caffarel. La directora del Instituto Cervantes afirmó que el fallecido era "la memoria oral de la Edad de Plata y de la gran cultura española del siglo XX". Un hombre generoso, indicó Caffarel, "que ayudó a los miembros de su generación con imaginación, talento y humildad".

- Alicia Gómez-Navarro. La directora de la Residencia de Estudiantes, epicentro de la vida de Bello, señaló que fue el "inductor" del primer surrealismo madrileño y también de la amistad. "No quiso nunca figurar y fue muy amigo de sus amigos. Él fue el autor de muchas imágenes surrealistas que luego elaboraron otros", añadió.

- César Antonio Molina. El ministro de Cultura calificó a Pepín Bello como "el último testigo de la Generación del 27". En un comunicado señaló: "Perdemos la que ha sido memoria viva de una época de fructífera creación".

- Mercedes Cabrera. La ministra de Educación y Ciencia aseguró, después de visitar la capilla ardiente situada en el Tanatorio de la M-30: "Viendo su cara, uno se da cuenta de que disfrutó de una de las mejores generaciones intelectuales y culturales de nuestra historia". Y advirtió: "Todos creíamos que Pepín Bello no se iba a morir nunca".

- Laura García-Lorca. La sobrina de Lorca y directora del Consejo Rector del Consorcio del Centro Federico García Lorca de Granada subrayó la importancia de Bello, como punto de unión de Lorca, Buñuel y Dalí, para quienes "fue muy importante". "Ha sido un privilegio y un placer enorme poder tenerle cerca hasta su fallecimiento, al que ha llegado con gran lucidez, pese a su edad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de enero de 2008