Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina abre un frente diplomático contra EE UU

El Congreso condena a Washington por destapar la presunta financiación ilegal de Chávez a Cristina Fernández

Sin llevar todavía un mes en el cargo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se ha embarcado en otro conflictivo frente diplomático -además de los que el pasado 10 de diciembre heredó de la gestión de su marido, Néstor Kirchner- y lo ha hecho contra Estados Unidos. El Congreso argentino, en cuyas dos cámaras el oficialismo ostenta una holgada mayoría, ha aprobado una declaración de condena contra el Gobierno de George W. Bush, al que considera culpable de alentar "una nefasta operación de inteligencia" contra Fernández.

La semana pasada, un fiscal de Estados Unidos acusó a la presidenta de haber recibido durante su campaña financiación del venezolano Hugo Chávez. A esta ayuda pertenecerían los 800.000 dólares (unos 550.000 euros) decomisados en un aeropuerto bonaerense en agosto a un ciudadano venezolano al que las autoridades argentinas dejaron salir del país. Una fiscal argentina reveló ayer que el venezolano estuvo en la Casa Rosada antes de abandonar Argentina. La acusación de la fiscalía estadounidense sobre la influencia de Caracas en el proceso electoral argentino es un torpedo en la línea de flotación de un Gobierno caracterizado por su nacionalismo.

Además, el Ejecutivo argentino anunció ayer que restringe las comunicaciones del embajador estadounidense en Buenos Aires, Earl Anthony Wayne, quien a partir de ahora sólo podrá dirigirse al Ministerio de Exteriores como cauce en sus contactos con la Administración del país suramericano.

Ayer, el ex presidente Néstor Kirchner acusó al ex secretario de Asuntos Latinoamericanos estadounidense, Roger Noriega, de estar detrás de la acusación. El ex mandatario argumentó que los escándalos de torturas en la base estadounidense de Guantánamo "pusieron nerviosos a ciertos funcionarios lamentables como Noriega" que, dijo, no hizo más que ponerle "piedras en el camino porque siempre estuvo contra los intereses de integración latinoamericana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 2007