Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Veintisiete mantienen la veda de la anchoa, pero suben la cuota de merluza

La tradicional y maratoniana negociación pesquera de la Unión Europea terminó ayer pasadas las seis de la mañana con un acuerdo que aumenta las capturas de merluza para el año que viene y mantiene la veda de anchoa hasta junio como recomendaron los informes científicos.

La ministra de Agricultura española, Elena Espinosa, se mostró satisfecha al término de las negociaciones sobre todo por el aumento de las cuotas pesqueras respecto a 2007 de "especies de gran valor comercial" como la merluza. Espinosa, que había defendido el mantenimiento de la veda de la anchoa en el Cantábrico hasta que los científicos dictaminen una mejora del estado de los caladeros, dijo que está "extrañada" ante la propuesta de las cofradías de reabrir la pesquería. Las cofradías españolas y francesas se desmarcaron de la posición oficial española el martes por la tarde y pidieron a la Unión Europea el levantamiento de la veda.

En el caso de la merluza, el aumento de los permisos de pesca respecto al año pasado asciende al 15% para el Cantábrico y el golfo de Cádiz, y al 2,5% en los caladeros del norte (golfo de Vizcaya, Gran Sol, Escocia e Irlanda). La subida se debe a una mejora de la especie tras la aplicación de un plan de recuperación de cuatro años. En cuanto a la cigala en aguas escocesas, del sur de Galicia y del golfo de Cádiz, España consiguió como quería reducir el recorte del 25% a un 5%.

El Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la UE estuvo marcado por las protestas ecologistas. El lunes, los activistas de Greenpeace levantaron a las puertas del Consejo un muro de cemento de dos metros y medio de alto para impedir la entrada de los ministros, por considerar que acuerdan cuotas pesqueras muy por encima de las que los caladeros pueden soportar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de diciembre de 2007