La polémica sobre la interrupción del embarazo

Una iniciativa para debatir el aborto quiebra la disciplina de voto del PSOE

Una propuesta de IU-ICV en el Congreso de los Diputados en la que se solicitaba una futura reforma de la ley del aborto logró quebrar la unidad del grupo socialista. La votación fue secreta y sólo tres grupos habían comprometido su apoyo a la iniciativa, el grupo mixto, Esquerra Republicana e IU-ICV. Por tanto, se daban por hecho 16 votos a favor, pero salieron 21 y 10 abstenciones. El resto, hasta 308 fueron votos en contra.

El PSOE había pedido que se votara no, porque entendían que el final de la legislatura no es el momento para plantear el debate sobre el aborto. A pesar de ello, expuso la diputada socialista Pilar López, están de acuerdo "en esencia" y comparten "el fondo" de la iniciativa. Creen que la regulación actual para la interrupción del embarazo es "insuficiente" y que las "amenazas penales para la mujer son impropias en un sistema democrático". Pero, como el PP, votaron no a la propuesta, que sólo pedía que se abriera un diálogo para avanzar en la futura reforma.

Más información

No todos. Hubo 10 abstenciones y algunos votos a favor, parte de los cuales hay que atribuirlos a las filas socialistas. Algunos diputados manifestaron un profundo disgusto por haber tenido que votar no, máxime cuando la reunión de la ejecutiva socialista del día anterior les hizo abrigar esperanzas de que la reforma del aborto se iba a reflejar en el programa electoral. A ello contribuyeron intervenciones de miembros de la ejecutiva como Maribel Montaño, Leire Pajín y Pedro Zerolo. Pero ante la iniciativa de IU, en el grupo socialista en el Congreso no se planteó ni siquiera la abstención, aunque algunos destacados miembros del partido abogaron por esta salida.

La reforma del aborto ya se incluyó en el programa electoral del PSOE en 2004, pero no se ha cumplido. Ayer, la diputada Pilar López dijo que ha de ser un "asunto prioritario para la próxima legislatura". El grupo vasco y el catalán manifestaron su rechazo a la propuesta, que consideraron electoralista por parte de IU. Piensan que con la polémica en la calle a raíz de las imputaciones judiciales a implicados en abortos ilegales en una clínica catalana no es el mejor momento.

Sin embargo, para la diputada de IU Carme García, ese es precisamente el motivo de la oportunidad de abrir el diálogo sobre la reforma de una ley en vigor desde 1985. El PP dijo no porque las mujeres que abortan tiene graves riesgos de "problemas mentales, depresión, tendencias suicidas y a caer en el alcohol y las drogas", entre otras cosas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 18 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50