Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado aprueba 'por error' la desaparición del canon digital

La enmienda sale adelante con el apoyo del PSC y la equivocación del PP

Las asociaciones de internautas y los fabricantes de equipos electrónicos se frotan los ojos, y no salen de su asombro. Y las sociedades de gestión de derechos de autor no caben en su indignación. Adiós al canon digital. El importe que grava a todos los soportes y equipos capaces de grabar contenidos protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual deberá desaparecer teóricamente en el plazo de un año.

La desaparición del gravamen más odiado por internautas y consumidores de música y DVD no es un spam lanzado por hackers, sino una enmienda aprobada por el Senado. En efecto, para sorpresa de todos, el pleno de la Cámara alta aprobó ayer una iniciativa de Entesa Catalana (los partidos que integran el Gobierno catalán con el PSC a la cabeza) para que "en el plazo de un año se presente un proyecto de ley en el que se modifique el artículo 25 del texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual eliminando el llamado canon digital y proponiendo alternativas consensuadas con el sector para la salvaguarda de los derechos de autor y de la propiedad intelectual".

La luz verde a esta enmienda responde a un encadenamiento de casualidades y de despropósitos en su tramitación parlamentaria. En primer lugar, porque fue aprobada por todos los grupos a excepción del PSOE, por iniciativa de los partidos que integran el tripartito catalán, con el PSC a la cabeza, en contra del Gobierno, que se ha comprometido a fijar el controvertido canon para contentar a artistas y autores. "Es una figura muy difícil de justificar y ejecutar", aseguró el portavoz adjunto de Entesa, Jordi Guillot.

Para colmo, el grupo parlamentario popular reconoció que había votado erróneamente a favor de la enmienda, porque su intención era justamente la contraria, según desveló la portavoz de Cultura del PP, Beatriz Rodríguez Salmones. Es decir, que el PSOE se sintió desacreditado por su socio catalán y el PP no sabía lo que votaba.

En segundo lugar, porque la enmienda que suprime el canon se introduce en el Proyecto de Ley de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información (LISI) que, en principio, no legisla sobre esta materia. Y en tercer lugar, por el atropellado trámite parlamentario que, por ejemplo, llevó en un momento de la votación del pasado día 4 a la anulación por error de todo el articulado de la ley.

Todo apunta a que la polémica enmienda será retirada cuando la LISI regrese al Congreso para su aprobación definitiva. Así lo estima la SGAE, que ayer obtuvo garantías tanto del PP como del PSOE de que votarán en contra de la supresión del canon.

La Asociación de Internautas (AI) también está convencida de que "este capítulo parlamentario de los Hermanos Marx y el Celtiberia Show" no tendrá un final feliz, y habrá canon por mucho tiempo. "Pero al menos servirá para que sepamos en qué posición está cada grupo político", dijo su presidente, Víctor Domingo.

Sea como fuere, la enmienda reabre el debate en el peor momento posible, justo cuando los ministerios de Cultura y de Industria están consensuando el canon que debe ser efectivo en 2008. Su fijación lleva un retraso de un año y medio debido a la trifulca entre las partes: la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), principal beneficiario del gravamen; y Asimelec, la patronal de fabricantes de equipos, que ve encarecidos sus productos.

Y es que el canon que viene no sólo gravará a los soportes tradicionales (CD y DVD), sino a todo tipo de aparatos como MP3, móviles y, a última hora, hasta los grabadores de televisión con disco duro. En total, más de 100 millones de euros al año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de diciembre de 2007