Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Efectos de la crisis financiera

El Euríbor rompe su techo ante el miedo de la banca al cierre del año

El tipo interbancario a 12 meses se dispara al 4,815%, su máximo en siete años

Todos los bancos quieren salir guapos en la foto de fin de año. Y en época de crisis de liquidez, los cánones financieros de belleza suponen tener dinero contante y sonante. El miedo de los bancos a prestar demasiado dinero y afear el cierre contable hará que el coste de las hipotecas vuelva a subir en diciembre.

El temor de la banca lo muestra el Euríbor, el tipo de interés al que se prestan dinero los bancos entre sí. Cuando quedaban tres meses para el cierre de ejercicio, el Euríbor a tres meses dio un salto. Al acabar noviembre, el que se disparó fue el Euríbor a un mes. El último en desbocarse ha sido el Euríbor a tres semanas, justo, cómo no, tres semanas antes del cierre del ejercicio.

Las hipotecas subirán otra vez este mes tras los dos últimos recortes

Los expertos creen que el Euríbor volverá a bajar a principios de 2008

El termómetro del nerviosismo es que todos esos tipos han alcanzado diferencias sin precedentes frente al precio oficial del dinero, que se sitúa en el 4%. El aumento del Euríbor, además, se ha producido pese a que el Banco Central Europeo (BCE) ha tomado medidas extraordinarias para prevenir un colapso al cierre del año.

Los gobernadores de los bancos centrales de la zona euro decidieron por teleconferencia a fines de noviembre que el vencimiento de la subasta de liquidez del 19 de diciembre, no sea el 28 de diciembre (como estaba inicialmente previsto) sino el 4 de enero. El BCE anunció que inyectará en esa subasta toda la liquidez necesaria para afrontar la Navidad y el fin de año.

Nadie sabe lo que hubiera ocurrido sin ese anuncio y otras medidas excepcionales adoptadas por el BCE, pero lo cierto es que, incluso con ellas, las tensiones de liquidez en el mercado interbancario son evidentes.

El repunte es más marcado en los plazos más cortos, pero también el Euríbor a un año ha subido como consecuencia de esas tensiones. El dato de ayer se situó en el 4,815%, que es el más alto desde finales de 2000.

El Euríbor a un año tiene una importancia especial porque se toma como referencia para el cálculo del coste de los préstamos hipotecarios. El Euríbor hipotecario se calcula con la media de los datos de todo el mes y ayer sólo era 10 de diciembre. Pero tal y como pintan las cosas ya se puede dar casi por seguro que las hipotecas volverán a subir en diciembre, tras los leves descensos de octubre y noviembre. El mes pasado, el Euríbor hipotecario cerró en el 4,607% y la media de las seis primeras jornadas de diciembre ya es el 4,74%, con una tendencia que va de menos a más. No sería raro, por tanto, que la media del mes llegase a ser superior al 4,725% de septiembre, que también supone el máximo desde 2000.

El rumbo alcista que ha tomado el Euríbor ha cogido por sorpresa a muchos. Así lo reconoce José Ignacio Victoriano, de Gesconsult, quien cree que una vez llegue enero las tensiones en el mercado interbancario perderán fuerza. Victoriano se apoya en una previsible rebaja de los tipos de interés del BCE en el tercer trimestre del año que viene. Y ello pese al repunte inflacionista de los últimos meses, que llevó a Jean-Claude Trichet, presidente del BCE, a reconocer la semana pasada que el consejo del banco regulador había considerado subir los tipos de interés del euro.

José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, también opina que los tipos interbancarios, y entre ellos el Euríbor a 12 meses, descenderá con el nuevo año. Explica que los bancos quieren siempre salir con niveles altos de liquidez cuando se acerca diciembre, pero este año hay que añadir un 0,5% o un 0,6% a los tipos de interés interbancarios de prima por la crisis de liquidez. Pero incluso así, cree que en enero los tipos bajarán. Díez narra lo que sucedió a finales de 2000 para ilustrar su explicación. Entonces los tipos interbancarios también se dispararon -ahora todavía no se han alcanzado los niveles de entonces pese a la crisis financiera-. Cuenta que llegó a conocer operaciones cruzadas entre entidades al 13%, y que el BCE, como ahora, inyectó liquidez al sistema. Una vez comenzó enero los tipos cayeron y volvieron a la normalidad. El BCE drenó liquidez dos o tres semanas después de comenzado el año.

Para el caso actual, Díez advierte de una diferencia con 2000. Entonces no había una crisis de liquidez latente en el mercado, por lo que "la normalidad" en 2008 supondrá volver a una situación en la que hay tensiones en el sistema.

En todo caso, hay que tener presente que la crisis de liquidez no llega por la falta de dinero en el sistema, sino por las reticencias a prestarlo de los bancos que lo poseen. En otras palabras, por la falta de confianza. La liquidez ahora es un bien preciado entre los bancos y no están dispuestos a prestarla a cualquier precio.

Pablo Amor, de Analistas Financieros Internacionales, explica que la abundancia de liquidez en el mercado se mide con el Eonia, el tipo de interés al que los bancos se prestan el dinero entre sí a un día, y al que se producen la mayor parte de operaciones en el mercado interbancario. Este tipo se situó ayer en el 3,85%, es decir, por debajo de los tipos oficiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de diciembre de 2007