Zapatero busca con Prodi compensar la influencia de Sarkozy

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el italiano, Romano Prodi, se reúnen hoy en Nápoles, por segunda vez este año, en una cita que servirá para repasar las perspectivas del Mediterráneo tras la elección de Nicolás Sarkozy en Francia. El último encuentro, el pasado 20 de febrero en Ibiza, tuvo consecuencias tan sonadas como la toma de control de la eléctrica Endesa por la italiana Enel, junto a Acciona, o la entrada de Telefónica en Telecom Italia, con un 42% del holding de control, Telco, lo que ha generado un entramado de inversiones cruzadas sin precedentes (las de España en Italia sumaron 3.188 millones de euros en el primer semestre de 2007).

España quiere reforzar un eje meridional Madrid-Roma que compense el protagonismo que Sarkozy, con el que Zapatero se reunirá en París el 10 de enero, tiende a asumir en el Mediterráneo. Además, desea que Italia se comprometa con el Proceso de Barcelona, la iniciativa española de diálogo entre las dos orillas del Mediterráneo, frente a la Unión Mediterránea que con similares fines promueve Sarkozy.

Madrid también quiere un enfoque conjunto para que el Comité de Sabios propuesto en la UE por Sarkozy no interfiera en la renovación de las políticas comunitarias. Italia y España coinciden plenamente en el desarrollo de la nueva política de inmigración o la reforma de la Política Agraria Común, pero divergen en otros. Zapatero quiere que Javier Solana siga como representante exterior de la UE, pero Massimo D'Alema, el ministro de Exteriores de Prodi, aspira a ese cargo.

En la cumbre, a la que asisten los ministros de Exteriores, Defensa, Fomento, Industria y Justicia, se hablará también de Kosovo, Líbano y Afganistán, donde hay desplegados soldados españoles, italianos y franceses. Prodi tiene problemas para mantener sus tropas en Afganistán. Para España su compromiso con la reconstrucción de ese país es inamovible.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS