Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El valor de luchar por el patrimonio

Unas palabras del cineasta Ingmar Bergman -"las mejores intenciones provocan a veces los mayores desastres"- sirvieron a Gregorio Marañón para presentar el premio especial que la Real Fundación de Toledo, que él preside, concedió a José María Barreda, presidente de la comunidad de Castilla-La Mancha, por su decisión de paralizar la urbanización de la Vega Baja, zona de Toledo que alberga un excepcional yacimiento arqueológico. Barreda fue uno de los galardonados en la XIII convocatoria de estos premios, cuya finalidad es la salvaguarda y defensa del patrimonio, y cuya ceremonia estuvo presidida ayer por el rey Juan Carlos en Toledo. Un patrimonio que, según Marañón, tiene en el paisaje el elemento que más peligra hoy en España. En este sentido, pidió al ministro de Cultura, César Antonio Molina, presente en el acto, que incluyera entre sus prioridades la actualización de la Ley de Patrimonio de 1985 para poder abordar problemas que afectan al paisaje y la arqueología.

Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, recogió el galardón del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico. Los otros premios fueron para el ex concejal de Izquierda Unida José Esteban Chozas, la comunidad mozárabe de Toledo, el hostelero Ventura del Álamo, la Fundación Jerusalén y la obra social y cultural de la Caja de Castilla-La Mancha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de noviembre de 2007