Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ayudas de la UE dividen a los algodoneros

El 65% de las subvenciones sigue desvinculado de la producción

La propuesta de la Comisión Europea sobre el régimen de ayudas al algodón, conocida el pasado viernes, amenaza la supervivencia de este cultivo, del que Andalucía concentra el 95% de la producción nacional. Bruselas ha decidido mantener el régimen vigente de subvenciones, pese a que el Tribunal de Justicia de la UE anuló la reforma del sector aprobada en 2004 a petición de España.

De esta forma, los algodoneros seguirán recibiendo un 65% de las ayudas desacopladas o desvinculadas de la producción y el 35% restante acopladas, aunque se limitan a una cantidad máxima garantizada de 70.000 hectáreas. Tanto las organizaciones agrarias como la Junta de Andalucía creen inasumible este sistema y alertan de que conducirá al desmantelamiento de un sector del que dependen 140 pueblos, 10.000 algodoneros (que tienen más de un millón de jornales) y 25 industrias desmotadoras con 2.000 empleados en Andalucía

El consejero de Agricultura, Isaías Pérez Saldaña, se reunió ayer con las organizaciones agrarias para intentarán alcanzar una posición conjunta andaluza antes del próximo 26, fecha de celebración del Consejo de Ministros de la UE en el que la Comisaria de Agricultura, Mariann Fischer Böel, presentará el documento definitivo. Saldaña considera que la propuesta europea es "absolutamente inaceptable para Andalucía".De hecho, ha recordado que en este último año han llegado a producirse simplemente 62.000 hectáreas de las 95.000 que había hace tres o cuatro años, la superficie ha disminuido en un 27%, la producción ha descendido en un 63,8% y los rendimientos han caído en un 50%.

Del encuentro celebrado ayer se desprende que existen dos posturas claramente diferenciadas: de un lado la de la Junta y COAG, que defienden una ayuda acoplada del 80% (ligada a la producción) y el 20% desacoplado (desvinculada de la producción); y de otro lado, la de Asaja y UPA, que abogan por una ayuda desacoplada del 100%, lo que "supondría la pérdida del cultivo en Andalucía", según Pérez Saldaña. El consejero cree que, dado que ya no es posible recurrir la decisión comunitaria, "toca negociar y buscar fórmulas que nos garanticen al menos el 60% de la producción algodonera, así como la rentabilidad de las explotaciones".

La ayuda desacoplada que mantiene Bruselas equivale a 1.509 euros por hectárea, y de1.039 euros por hectárea para la ayuda acoplada, con un límite de 70.000 hectáreas y aplica al desarrollo rural 22 millones al año, lo que supone para Andalucía 4,05 millones al año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de noviembre de 2007