Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La consejería de Agricultura 'paralela'

El personal de las sociedades públicas del departamento triplica su plantilla - Samaniego sostiene que es "el modelo más eficaz para los objetivos marcados"

¿Se está privatizando el Departamento de Agricultura y Pesca? No existe una respuesta clara a la pregunta y las opiniones se hallan enfrentadas entre Gobierno y oposición. El hecho es que las seis grandes sociedades o fundaciones públicas que dependen de la consejería que encabeza Gonzalo Sáenz de Samaniego suman tres veces más trabajadores que el propio departamento. El consejero sostiene que todo "forma parte" de lo mismo: "La utilidad, la agilidad y la mejor gestión para los administrados".

Agricultura y Pesca contó en 2006 y este ejercicio con una plantilla integrada por 222 personas. El año que viene se reducirán a 188, según el proyecto de presupuestos. El Gobierno ha remitido al Parlamento un informe sobre sus sociedades públicas que fija el número total de trabajadores de las dependientes de esta conserjería en 577.

Para ser empleado de alguna de estas empresas públicas no hace falta ser funcionario de carrera, con plaza lograda en una oposición y sujeto al régimen de función pública, con sus derechos y deberes, como sí ocurre en el departamento. Sólo se precisa un contrato laboral y las condiciones de acceso no son similares. Un grupo de funcionarios han sido transferidos a alguna de las sociedades. En la Administración, los funcionarios suponen la regla y los contratados laborales, la excepción.

Funcionarios de Agricultura vienen lamentando que en su trabajo diario se encuentran rodeados de compañeros que no tienen la misma condición que ellos, que pertenecen a estas sociedades públicas, pero realizan tareas que son competencia del departamento.

Un informe elaborado por profesores del Departamento de Economía Aplicada de la UPV señalaba el pasado marzo que resultaba "imposible estimar el total de recursos que se gestionan" a través del "entramado de empresas y fundaciones" que ha creado Agricultura "para desarrollar su actividad". El informe, encargado por la Diputación de Álava, agregaba que esta "tupida red de empresas" suscita "múltiples interrogantes" y cuestionaba su necesidad.

El Tribunal Vasco de Cuentas Públicas recomienda que sólo se constituya este tipo de sociedades si se registran "poderosas razones de eficacia y eficiencia".

El consejero sostuvo el pasado miércoles cuando presentó sus cuentas para 2008 en el Parlamento que sólo existe un departamento y se mostró convencido de que supone "el modelo más eficaz para conseguir los objetivos marcados". Agricultura ha presentado un presupuesto de 169,1 millones de euros, un 7,08% más que en 2007. Parte de esta cantidad se transfiere a las sociedades públicas.

¿Quién se queda Gurokela?

Cuando el Gobierno vasco habla de Gurokela deja claro que lo considera un proyecto de éxito. Las declaraciones del sector cárnico apuntan a todo lo contrario. En octubre del año pasado, el Parlamento aprobó que el Ejecutivo debía salir del capital social de Gurokela para facilitar la entrada de "socios productores".

El consejero de Agricultura, Gonzalo Sáenz de Samaniego, anunció el miércoles cuando presentaba sus presupuestos en la Cámara que el Gobierno dejará la empresa el próximo trimestre. No dio más detalles, pero si amplió el campo de quienes pueden quedarse su participación, al aludir a "nuevos ganaderos y nuevos agentes del sector".

Entre los productores existe un claro deseo de que el departamento cambie su política ganadera, aunque no albergan muchas esperanzas. El temor se centra en saber quién puede estar interesado en participar en un proyecto al que el sector acusa de practicar dumping y no apostar por el productor local. Gurokela lo niega.

La cuestión radica en saber si entre los interesados figura algún grande de la distribución u otras firmas públicas. Gurokela 2004, participada por Gurokela (un 60% del capital) y la empresa privada Mafrialsa, gestiona el matadero de Zorroza. Los socios de Gurokela son 263 ganaderos y el Ejecutivo (23,9% del capital).

Trabas a los otros mataderos

Euskadi asiste a un claro enfrentamiento entre mataderos en el que el Gobierno ha tomado partido por uno de los contendientes: Gurokela, un proyecto que impulsó y en el que todavía participa. En el otro bando se encuentran dos proyectos impulsados del sector: el reabierto matadero de Durango (Erralde) y el proyecto de Álava (Haragi Artean). Los promotores de ambos se encuentran convencidos de que el Departamento de Agricultura se alinean entre sus rivales. Creen que no les defiende y que se refugia en la frase hecha de que apoyará todos los proyectos que sean rentables.

Las buenas palabras chocan con la realidad. El Gobierno publicó la semana pasada la orden que regula en Euskadi la concesión de ayudas correspondientes al Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader). Las inversiones en mataderos reciben una mención específica. Erralde prevé trasladarse a Berriz -ya tiene la financiación acordada con los bancos-, mientras que su proyecto para Álava se encuentra todavía en el aire. La orden pone una traba más. Para que las inversiones en mataderos sean consideradas subvenciones prioritarias deben corresponder a la sustitución o fusión de mataderos. Hasta aquí no hay problemas, pero existe un pero: "Siempre y cuando no supongan un aumento de la capacidad de sacrificio".

Las empresas

- Fundación Azti Tecnalia. Investigación del mar y los alimentos. 165 empleados, según el informe. Su web eleva la cifra a más de 180.

- Neiker. Innovación. 155 empleados (180 en su web).

- IKT. Ingeniería y consultoría. 116 trabajadores (112 en su web).

- Completan la relación la Fundación Elika (ocho empleados), Itsasmendikoi (106 trabajadores) y la Fundación Kalitatea (27).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de noviembre de 2007

Más información