Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 27.500 policías autonómicos podrán jubilarse a los 60 años

El apoyo del PP a una enmienda del PNV les dejará equipararse con las FSE

Los agentes de la Ertzaintza, los Mossos d'Esquadra y la Policía Foral navarra podrán jubilarse anticipadamente a los 60 años en las mismas condiciones que el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil, es decir con el 100% de su sueldo (base reguladora). Un giro inesperado de última hora del PP en el Senado ha posibilitado aprobar en comisión una medida que incluso fue rechazada por los populares cuando estaban al frente del Gobierno. Fuentes conocedoras de las negociaciones atribuyen este cambio fundamentalmente a la labor realizada esta semana por el sindicato mayoritario de la Ertzaintza, Erne, con los senadores populares y también a las conversaciones mantenidas en los últimos meses con miembros del PP en Cataluña y de UPN.

El cambio legal afecta a 'ertzainas', 'mossos' y a los forales navarros

Las conversaciones de Erne con el PP, cruciales para el cambio de postura

La Comisión de Trabajo y Asuntos Sociales del Senado aprobó ayer con los votos a favor del PP, PNV, CIU y Grupo Mixto la enmienda número 25 presentada por los peneuvistas al proyecto de Ley de Medidas en Materia de Seguridad Social. Esta enmienda a la reforma de la Seguridad Social señala textualmente que los funcionarios de las policías dependientes de las comunidades autónomas "podrán jubilarse anticipadamente con idénticos requisitos de edad y cotización a los previstos para los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por el régimen de protección social por el que estos últimos se hallan cubiertos".

En la práctica, esta medida afectará a un total de 27.467 agentes cuando los tres cuerpos policiales completen sus respectivos despliegues. La Ertzaintza tiene ya 8.000 miembros, los Mossos llegarán a los 18.267 (ahora tienen 13.027 agentes) y la Policía Foral navarra, que tiene ahora 800 agentes, alcanzará los 1.200 en 2010.

El consejero de Interior, Javier Balza, en una valoración de urgencia realizada a este periódico a la salida de la Cámara vasca, dijo escuetamente: "Objetivo conseguido". Balza estuvo en contacto telefónico con el senador Xabier Albistur (PNV) durante toda la mañana. Erne recordó que, una vez aprobada definitivamente la reforma, el Departamento de Interior debe desarrollar "de manera inmediata" el artículo 85 de la ley de Policía y establecer la edad de pase a segunda actividad. Lo contrario convertiría en "insuficiente" la modificación legal, cuyo objetivo último es, recordó la central mayoritaria, mantener la eficacia en el servicio de seguridad pública. En 2019, casi 3.000 ertzainas tendrán entre 55 y 60 años.

La enmienda, incorporada ya al articulado de la reforma de la Seguridad Social, deberá ser aprobada la primera semana de noviembre en el pleno del Senado. Posteriormente, el Congreso tiene que ratificarlo. El diputado peneuvista Emilio Olabarria apuntó ayer a EL PAÍS que el objetivo es ahora sumar al PSOE al acuerdo y adelantó que "mañana mismo [por hoy] hablaré con el Ministerio de Trabajo para ese fin".

El PSOE fue el único partido que votó contra la enmienda peneuvista en comisión. Su portavoz, Antonio Alonso, califico el texto probado de "inviable" por su coste y anunció que intentarán cambiarlo en el pleno. Fuentes conocedoras de las conversaciones de última hora indicaron que los socialistas pretenden negociar con el PNV una aplicación de la ley por tramos en los cuatro años siguientes a su aprobación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de octubre de 2007