El Gobierno vasco propone al navarro crear un órgano común para impulsar el euskera

La oferta es rechazada por el Ejecutivo de UPN, que la considera "una provocación"

El Gobierno vasco, a través del viceconsejero de Política Lingüística, Patxi Baztarrika, lanzó ayer al Ejecutivo navarro la propuesta de crear un Órgano Común y Permanente entre ambas comunidades, para trabajar conjuntamente en la promoción del euskera. La oferta, no comunicada antes a su destinatario, causó irritación y rechazo en el Gobierno de Miguel Sanz (UPN-CDN), que la considera "una auténtica provocación". El establecimiento de un vínculo estable con el País Vasco, planteado en otras circunstancias en 1996, es un asunto tabú para UPN.

Baztarrika, en una rueda de prensa ofrecida en Bilbao para valorar el segundo informe entregado al Consejo de Europa acerca del grado de cumplimiento de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias en España, anunció la intención del Gobierno de Ibarretxe de plantear al Ejecutivo navarro la "creación y puesta en marcha" de ese órgano común permanente para promover el uso del euskera en ambas comunidades y coordinar sus respectivas políticas lingüísticas. El viceconsejero precisó que el ofrecimiento se hace desde "el más absoluto respeto institucional" y desde el reconocimiento de las "respectivas estructuras jurídico-administrativas" de Euskadi y Navarra.

Patxi Baztarrika se mostró confiado en que ahora sea posible establecer unos cauces de colaboración con el Gobierno de Miguel Sanz, al tiempo que lanzaba una carga crítica sobre sus mandatos anteriores. Reprochó al Ejecutivo navarro haber puesto "un color y un uso político al euskera", en vez de considerarlo un "patrimonio de todos".

La iniciativa, y el modo de articularse, obtuvo una respuesta de rechazo contundente por parte del Gobierno navarro. Su consejero de Educación, Carlos Pérez Nievas (CDN), calificó de "inaceptables" y "auténtica provocación" las alusiones sobre la gestión del Ejecutivo navarro.

El consejero calificó de "regalo envenenado" el ofrecimiento de formar un órgano común y permanente, teniendo en cuenta que tal denominación provoca sarpullidos en la derecha navarra. "O la persona que ha propuesto esto tiene un absoluto desconocimiento político o es una provocación directa", añadió Pérez Nievas, que negó al Gobierno vasco cualquier capacidad para "valorar nada sobre Navarra".

No a los órganos especiales

UPN, socio mayoritario del actual Ejecutivo navarro y que tiene como seña de identidad el rechazo al nacionalismo vasco, se ha opuesto siempre a la creación de órganos especiales y estables de colaboración entre Navarra y Euskadi. El acuerdo de cooperación firmado en 1996 entre el lehendakari José Antonio Ardanza y el Gobierno tripartito (PSN, CDN y EA) incluía el llamado Órgano Común Permanente, que no llegó siquiera a recibir la autorización del Senado. UPN y sus socios del PP dirigieron toda su artillería política contra esa entidad, que de alguna forma fue el detonante de la caída del socialista Otano, arrastrado por el escándalo de las cuentas de su partido en Suiza.

En las fallidas negociaciones mantenidas el pasado verano por el PSN con Nafarroa Bai e IU para la formación de gobierno no se detalló crear un instrumento concreto de impulso del euskera, si bien los negociadores alcanzaron un consenso en el que se declaraban "abiertos" a la colaboración con la comunidad autónoma vasca en asuntos de interés común, entre ellos la lengua.

Los acuerdos y colaboraciones entre ambas comunidades existían antes y han seguido existiendo después en diferentes materias. Sin embargo, UPN ha puesto énfasis siempre en evitar que las relaciones de Navarra con el País Vasco, pese a compartir intereses comunes, fueran más singulares que las mantenidas con Aragón o La Rioja.

Patxi Baztarrika adelantó en su comparecencia que los contactos con el Gobierno navarro para materializar la oferta se producirían "inmediatamente", sin esperar a que se nombre al director de Instituto Navarro del Vascuence. Se trata de un organismo recién creado con el objetivo, según el consejero de Educación navarro, de "normalizar" y "despolitizar" el euskera en la Comunidad Foral. Antes de conocer la respuesta de Pérez Nievas, Baztarrika se mostró confiado de que la propuesta se aceptaría. Argumentó que sería "completamente incomprensible" que el País Vasco pueda establecer convenios de colaboración con los Gobiernos de París, Galicia, Cataluña, Chile o Colombia, y no con Navarra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 13 de septiembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50