Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad analiza el dentífrico irregular detectado ya en cinco comunidades

Colgate asegura que no distribuye dentífrico de Suráfrica en toda la UE

Sanidad ha iniciado una investigación sobre las muestras de dentífrico irregular etiquetado con la marca Colgate y fabricado en Suráfrica. El ministerio analiza los productos, entregados por EL PAÍS y los consumidores de Facua, para determinar si son tóxicos. Éstos han sido encontrados ya en cinco comunidades: Andalucía, Madrid, Navarra, Murcia y Valencia. Colgate afirma que no distribuye dentífricos hechos en Suráfrica en toda la UE.

La polémica saltó el lunes cuando se detectaron inicialmente en cuatro comunidades -Madrid, Navarra, Andalucía y Valencia- varios envases de pasta dental de la marca Colgate fabricados en Suráfrica. Esto se producía días después de que en Estados Unidos se detectase crema dental tóxica procedente de aquel país. Colgate-Palmolive confirmó ayer a EL PAÍS que "no importa crema dental de Suráfrica, ni a España, ni a ningún otro país de la Unión Europea". La empresa asegura que la crema dental procedente de este país "no está aprobada para ser vendida ni en España ni en la UE".

Colgate-Palmolive afirmó que la crema dental que produce para el mercado español es "fácil de identificar". Y dio tres indicaciones que los consumidores pueden verificar: "el texto de los envases está al menos en castellano, el nombre y la dirección de la compañía española en Madrid aparecen en el estuche de cartón exterior, y tanto el estuche como el tubo muestran el teléfono de atención al consumidor: 00 800 321 321 32". Los artículos con estas características, insiste la multinacional, son "los únicos aprobados para su venta en España".

El Ministerio de Sanidad y Consumo recordó ayer que a pesar de que la pasta dental haya sido introducida de manera irregular en España "no tiene por qué estar contaminada". Sin embargo, no ha pasado las inspecciones de sanidad y calidad a su llegada al país. El ministerio que dirige Elena Salgado comenzó ayer los primeros análisis de las muestras de pasta dentífrica, en cuyo etiquetado figura que está fabricado en "South Africa". Tratan de determinar así si contienen una sustancia tóxica denominada dietilenglicol -un producto empleado en la fabricación de anticongelantes y disolventes- que apareció en EE UU. La Agencia Española del Medicamento, el organismo encargado de supervisar estos productos, avisó "entre la noche del lunes y la mañana del martes" a las comunidades autónomas de la existencia de este producto, según asegura Sanidad.

Madrid, Andalucía y Navarra han iniciado ya sus investigaciones para localizar los dentífricos irregulares. Inspectores del Departamento de Salud del Gobierno de Navarra inmovilizaron ayer dos partidas de pasta de dientes que se comercializaban de forma ilegal en establecimientos de bajo precio en Estella. El departamento de Salud confirmó que muestras de ambas partidas fueron enviadas a los laboratorios de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios para su análisis.

Además, recomendó a los consumidores que se cercioren de que no adquieren dentífricos de una serie de marcas sospechosas cuyo listado se puede consultar en la web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios: www.agemed.es

La Consejería andaluza de Salud inició ayer la investigación tras un aviso de la Federación de Consumidores en Acción (Facua), que encontró pasta de dientes irregular en establecimientos de Murcia y Sevilla y la entregó, junto con una denuncia, a las autoridades. En caso de que encuentren dentífrico ilegal, los inspectores tienen el mandato de incautarlo cautelarmente. Una vez que acaben las inspecciones, la Junta enviará muestras de los productos retirados a la Agencia del Medicamento. El jefe del Servicio de Farmacia de la Junta de Andalucía, Ignacio Lobato, explicó que las tiendas que se van a inspeccionar son droguerías, perfumerías y comercios orientales de productos baratos. Lobato dijo que si se tratase de una importación ilegal "se abriría el expediente administrativo oportuno". Si los análisis confirman que hay "algo más" se procederá a la "destrucción del producto".

La Consejería de Consumo de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la de Sanidad y los ayuntamientos, inició ayer también un procedimiento de inspección en busca de dentífricos irregulares para ordenar su retirada e investigar su origen.

Esta información ha sido elaborada por María R. Sahuquillo, Pablo Linde (Madrid), José Gutiérrez (Sevilla) y Mikel Muez (Pamplona).

Claves para identificar productos irregulares

Los productos cosméticos tienen que estar escritos en castellano, aunque éste no sea el idioma principal del envase. Deben tener visible el nombre del fabricante y del importador. Además, los envases deben llevar un número que hace referencia al registro al que se ha sometido el producto a su llegada a España. Este último, sin embargo, es difícil de identificar por el consumidor.Éstos son los tres requisitos que identifican, según el Ministerio de Sanidad y Consumo, los cosméticos legalmente importados.Los que no tengan estas características pueden ser falsificaciones o haber entrado de manera ilegal en el país. Se habrían saltado, por tanto, todos los controles sanitarios y de calidad.Soledad Rodríguez, directora de la Asociación Nacional de Defensa de la Marca, explica que estos productos denominados "paralelos" no tienen por qué conllevar un riesgo sanitario. "El problema es que no pasan los controles de la Unión Europea, mucho más estrictos que en otros países", aclara.Según Rodríguez, es frecuente que determinados productos se salten los cauces legales: "Es fácil encontrar en España artículos que en otros países son mucho más baratos, como el caso del alcohol, el tabaco o los perfumes".La Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética aconseja a los consumidores que adquieran "siempre los productos cosméticos en establecimientos que ofrezcan las garantías oficiales" para evitar los riesgos que las falsificaciones pueden conllevar para la salud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de julio de 2007

Más información