Reportaje:

Tú contaminas, tú reforestas

Una empresa vende árboles para plantar en el bosque a empresas que quieren compensar sus emisiones de CO2 a la atmósfera

Protocolo de Kyoto para combatir el efecto invernadero. Desarrollo sostenible contra el cambio climático... Son lugares comunes de la actividad medioambiental a los que ya se puede unir un nuevo concepto: responsarbolidad. Maderas Nobles, una empresa maderera de Albacete, oferta a las empresas plantar todos los árboles que sean necesarios para compensar el CO2 que emiten a la atmósfera. De momento tienen 10 clientes responsárboles. Después del encuentro de Amigos de los Árboles que celebrarán en Barcelona el próximo 23 de junio, esperan llegar a 1.000 empresas. El gurú de moda en el ecologismo, el ex vicepresidente de EE UU Al Gore ya ha confirmado su asistencia al congreso.

Mientras tanto, Juan Valero, fundador de la empresa, ha captado en sólo cuatro años 4.000 clientes, la mayoría ecologistas, de su producto básico, el cultivo de nogales para vender en un futuro madera ecológica. Un lote de 10 ejemplares cuesta 3.000 euros reembolsables a los 20 años ajustados al IPC, cuando se venda su madera. Calculan que 10 nogales compensan 10.000 kilos de CO2 cada 20 años. En el camino, Maderas Nobles reforesta con un bosque permanente los alrededores de sus plantaciones en la sierra de Segura. El crecimiento de sus nogales -de momento 70.000- es potenciado sólo con métodos ecológicos.

Valero es hijo y nieto de jornaleros. Como la mayoría de sus contemporáneos en Alcaraz, municipio de Albacete donde mantiene su empresa, ha visto como los centenarios bosques de encinas han desaparecido a cambio de los cultivos de cereal que hoy dominan el paisaje manchego. "En los últimos 50 años se han cortado el 50% de los mejores árboles del planeta y el 12% de la economía mundial depende de la madera", explica. Para su plan de reforestación escogió el nogal motivado por la devastación masiva que este árbol sufrió en las guerras mundiales. "Se consumieron 800.000 nogales para hacer las hélices de los aviones y las culatas de los fusiles", lamenta.

Después de 20 años de concienciación y preparación ecológica, Valero decidió hace cuatro años aplicar las técnicas sociales de la permacultura. Un término ecologista creado en Australia en los años setenta y que cuenta con Al Gore como uno de sus principales impulsores. Se basa en un principio: un tercio de los alimentos que consumimos pueden cultivarse en un balcón. En La Habana (Cuba), el 50% de los alimentos vegetales proceden de las terrazas.

En uno de los cursos de preparación en los Pirineos, donde Valero gestó la idea de Maderas Nobles, coincidió con Tim Winton, un novelista australiano comprometido con la tala de árboles en Tasmania. Winton le acercó a la figura de Gore con una anécdota. El escritor conoció al número dos de la Administración Clinton en un viaje en avión. El político, escribiendo siempre en lápiz, explicó a Winton los motivos por los que, como vicepresidente, no llevaba al máximo extremo sus creencias ecologistas. "Si hiciese la mitad de lo que debería no tendría más de un año de vida y mi partido perdería las próximas cuatro legislaturas sin remedio", aseguró Gore. La anécdota quedó reproducida en una carta que Valero envío al recién premiado Príncipe de Asturias de la Cooperación Internacional para pedirle su participación en el congreso de Amigos de los Árboles. Gore aceptó. "Nos va a costar una pasta, pero si no es por esa anécdota no habría venido", relata Valero.

El congreso servirá para publicitar una iniciativa de reforestación masiva del sureste de la península Ibérica. Valero pretende plantar 100 millones de árboles en los próximos cuatro años mediante acuerdos con ayuntamientos, empresas y ciudadanos. "Supervisaremos el crecimiento idóneo de los ejemplares", garantiza. El precedente a esta propuesta está en Kenia, dónde la ministra de Medio Ambiente y premio Nobel de la Paz en 2004, Wangari Mathaai, creó en 1977 el Green Belt Movement. Un cinturón verde de 30 millones de árboles en el país africano. Mathaai acudirá también al encuentro. La activista ecologista india Vandana Shiva y la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, también harán ponencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de junio de 2007.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50