Reportaje:

En busca de genes de hace 30.000 años

Los fósiles asturianos de El Sidrón se unen al proyecto Genoma Neandertal

Los fósiles de individuos neandertales de hace 43.000 años hallados en la cueva de El Sidrón (Asturias), se incorporan ahora al proyecto internacional Genoma Neandertal, cuyo objetivo es obtener de aquí a dos años un borrador bueno de los genes de aquella especie humana europea extinguida hace casi 30.000 años. El Genoma Neandertal se estaba haciendo exclusivamente con material genético extraído de unos fósiles del yacimiento de Vindija (Croacia), de hace 38.000 años, por lo que la extensión del proyecto a los fósiles de Asturias supone "una enorme ventaja", señaló ayer en Madrid Svante Pääbo, director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania) y líder del programa.

"El yacimiento de El Sidrón es excepcional porque los fósiles contienen mucho ADN. Hemos hecho ya algunas pruebas y ahora vamos a trabajar a mayor escala", señaló el investigador sueco. Por parte española se ocupan del proyecto Antonio Rosas (Museo Nacional de Ciencias Naturales, CSIC), Carles Lalueza-Fox (Universidad de Barcelona) y Javier Fortea (Universidad de Oviedo).

En el yacimiento asturiano se han encontrado ya más de 1.300 restos neandertales muy bien conservados, y ya se ha extraído ADN de dos especímenes diferentes. Hasta el momento se han identificado en el yacimiento fósiles de nueve individuos neandertales.

Rosas, que coordinará los estudios de Antropología y la integración de los datos morfológicos y moleculares en la parte española del proyecto, destacó ayer, en la presentación del acuerdo, la importancia de que un grupo de investigación español participe con "aportación material e intelectual" en un proyecto que la revista Science consideró el segundo hito científico más importante de 2006, informa Efe.

Pääbo explicó que, para buscar y recuperar el material genético, los investigadores tienen que hacer una minúscula perforación submilimétrica en el fósil, primero para retirar la capa superficial y luego para sacar la muestra no contaminada. Las nuevas tecnologías permiten secuenciar el ADN (identificando la secuencia de letras químicas que forman el genoma) muy rápidamente, explicó Pääbo. En el programa participa la empresa estadounidense de alta tecnología 454 Life Sciences Corporation.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 20 de marzo de 2007.

Lo más visto en...

Top 50