Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los libreros proponen la agitación cultural contra la crisis

Juan Miguel Salvador tenía un sueño con 20 años: vivir rodeado de libros. "Y como era joven e inconsciente, me metí en la aventura de poner una librería", bromea 20 años después, convertido en dueño del establecimiento Diógenes de Madrid. A pesar de la crisis del sector, donde cada año cierran 75 librerías, no se arrepiente.

Su apuesta para renovar el mercado consiste en la agitación cultural y la novedad tecnológica. Diógenes es una de las 30 librerías que acaban de implantar el nuevo sistema informático CEGAL (Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros) en Red, la primera base bibliográfica nacional, presentada en el XX Congreso Nacional de Libreros que se cierra hoy en Madrid.

El objetivo de la red es innovar y superar las pérdidas del gremio. Y el secreto consiste en compartir las fichas informatizadas de "todos los libros que existen y se pueden vender". Si un cliente busca el último ejemplar de una obra que sólo se vende en un pueblo de las Hurdes, el programa lo encuentra y se hace el pedido.

Otras propuestas de difusión literaria se dan en la librería Rafael Alberti de Madrid. "No es un mero comercio donde se venden libros, sino un espacio de convivencia en torno a la lectura y el pensamiento. Así se amplía el abanico de personas que acuden a la librería", señala Lola Larumbe, responsable del establecimiento, donde escritores y lectores se encuentran en tertulias literarias.

En El Ejido, la librería Sintagma también ofrece ponencias de grandes autores como Fernando Savater y Ana María Matute, que se alternan con otros menos conocidos. Su responsable, Manuel García, -Premio Librero Cultural 2006- afirma: "Nuestro secreto es hacer partícipes a los clientes en cada proyecto".

La apuesta utópica llega de Málaga, donde el veterano librero Francisco Puche propone las "librerías solares" que sólo trabajen con materiales reciclados y apliquen energías renovables, como en su Librería Prometeo. "Así como hablamos de muchas crisis, la más grave es la ecológica y del petróleo", advierte Puche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 2007