Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CHAKIB BENMUSSA | Ministro del Interior de Marruecos | La lucha contra el terrorismo internacional

"Los tentáculos de Al Qaeda alcanzan al Sahel"

Chakib Benmussa, nacido en Fez hace 48 años, se formó en las mejores escuelas de ingeniería de Francia y en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology de Estados Unidos. Fue consultor en ingeniería e investigó la hidrodinámica hasta que se acercó a la Administración, empezando por el Ministerio de Infraestructuras de Marruecos. Hace cuatro años entró por la puerta grande en el de Interior como secretario general. Ahora, desde hace un año, es su ministro.

Pregunta. A juzgar por las oleadas de detenciones, hay muchos marroquíes tentados por el terrorismo.

Respuesta. Intentamos poner énfasis en la anticipación en lugar de reprimir, pero sin caer en la paranoia. Diría que se trata de una labor de saneamiento. Golpeamos los focos en los que se propugna la violencia y se intenta adoctrinar a los jóvenes. Todas las detenciones se practican bajo control judicial. La semana pasada, anuncié en la reunión del Gobierno que elevábamos el nivel de alerta general. Es una manera de movilizar a los servicios de seguridad y de pedir a la población que tenga una actitud vigilante.

P. En Tetuán, de donde son originarios algunos de los presuntos autores del 11-M, hubo muchas detenciones.

R. Tetuán no es objeto de ninguna medida de seguridad especial. Es verdad que a finales de año desmantelamos una red que adoctrinaba a los jóvenes para enviarles a Irak. Una treintena habría logrado llegar hasta allí.

P. La amenaza lleva ahora la etiqueta de los salafistas argelinos.

R. El cambio de nombre de esta organización terrorista, que ahora se llama Al Qaeda de los países del Magreb islámico, significa que intenta ejercer su influencia sobre la región. Quiere reclutar, formar y coordinar a los extremistas del Magreb. Para allanar el camino ha establecido un fuerte vínculo ideológico con la matriz de Al Qaeda.

P. ¿Se está convirtiendo el Sahel en un foco terrorista?

R. El Sahel [franja semidesértica que engloba a Chad, Níger, Malí y Mauritania] está constituido por territorios extensos y poco controlados, en los que han surgido desde hace años todo tipo de tráficos con inmigrantes clandestinos, contrabando de tabaco, armas, etcétera. Subsisten además varios focos de rebelión local y es ahí donde surgen los tentáculos de la rama de Al Qaeda en el Magreb. Esa zona debe ser muy vigilada. Resolver el conflicto del Sáhara crearía las condiciones para reducir la tensión, disminuir los tráficos delictivos y traería estabilidad y seguridad a toda la región.

P. ¿No son un obstáculo en la lucha antiterrorista las relaciones distantes entre los servicios de inteligencia marroquíes y argelinos?

R. La cooperación con Argelia no alcanza los mismos niveles que con Europa, pero existe.

P. ¿Juega EE UU un creciente papel en la lucha antiterrorista en África del noroeste?

R. Hace años que Marruecos advirtió de los riesgos que amenazan la región, sin suscitar ningún interés por parte de los occidentales. Afortunadamente, las cosas están cambiando. Esta percepción del riesgo ha incitado a EE UU a implicarse primero con la iniciativa Pan Sahel y después con otra más específicamente antiterrorista. Aunque estos impulsos los da EE UU, los europeos siguen de cerca lo que pasa.

P. Además de las subvenciones públicas, los pilares de la economía de Ceuta y Melilla son, en buena medida, el contrabando y el blanqueo de dinero. ¿Suponen algún riesgo en materia de seguridad?

R. La economía sumergida, que predomina en ambos enclaves ocupados, estimula el desarrollo de redes mafiosas. El sector informal no puede ser el pilar de un sistema económico. Sé que es difícil, pero hay que tomar medidas para combatirlo.

P. ¿La cooperación policial hispano-marroquí ha mejorado después de los atentados de Casablanca y Madrid?

R. Es excelente y da frutos cada semana con el desmantelamiento de redes mafiosas, detenciones de presuntos terroristas y apresamientos de alijos de droga. Gracias a esta colaboración, hemos abortado numerosas operaciones delictivas en 2006.

P. ¿Podrán algún día los policías de ambos países trabajar juntos, como lo hacen desde hace años españoles y franceses en el suroeste de Francia para luchar contra ETA?

R. Ya lo hacen. No actúan codo con codo físicamente, pero su colaboración no consiste en un mero intercambio de datos. Se coordinan durante semanas, para desarrollar una investigación y desmantelar a un grupo mafioso.

P. Marruecos ha mejorado mucho el control de sus fronteras. ¿Le quedan aún progresos por hacer?

R. Desde 2004 hemos desmantelado 1.150 redes que traficaban con inmigrantes clandestinos y hemos detenido a miles de personas. Tenemos desplegados a 11.000 hombres dedicados a la vigilancia costera, lo que nos cuesta cien millones de euros al año. Los intentos de emigrar desde nuestras costas a España han caído un 60%. Ahora bien, no podemos quedarnos con los brazos cruzados porque las mafias buscan nuevos circuitos, inventan trucos. Pedimos ayuda a la UE, que nos prometió 70 millones de euros, pero no nos ha llegado aún un céntimo.

¿Hacia un Sáhara autónomo?

Chakib Benmussa no para de viajar. París, Madrid, Washington, Londres y ahora Moscú y Pekín. Encabeza una delegación encargada de explicar el plan de autonomía que Marruecos propone para el Sáhara Occidental. El Consejo de Seguridad debatirá en abril el futuro de la ex colonia española.

Pregunta. ¿En qué se diferencia del de 2003?

Respuesta. Es muy diferente. Éste lo hemos preparado a petición de la comunidad internacional, para salir del callejón sin salida en el que se encuentra la ONU. Ha sido consultado con la población saharaui y los partidos. Recogimos ideas en las capitales extranjeras visitadas. El proyecto no está cerrado, queremos dejar la puerta abierta a la negociación con las otras partes [Frente Polisario y Argelia].

P. ¿Excluye la independencia?

R. La autodeterminación no ha sido nunca sinónimo de independencia. Si se alcanza un acuerdo sobre la autonomía entre las partes concernidas, avalado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y aprobado en referéndum, será una forma de autodeterminación.

P. ¿Puede explicar el contenido del plan?

R. Es conforme con las normas internacionales en materia de autonomía. Transfiere competencias, crea instituciones locales, empezando por los órganos legislativo y ejecutivo, pero respeta la soberanía nacional.

P. ¿Habrá regiones de Marruecos que obtengan el mismo trato?

R. El proceso puesto en marcha tendrá un impacto sobre la forma de gobernar el país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de febrero de 2007

Más información