Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calvo admite que "nadie tirará cohetes" por la Ley del Cine

El anteproyecto no contempla ni las exigencias de las cadenas de televisión ni las exenciones fiscales solicitadas por los productores

La ministra de Cultura, Carmen Calvo, dejó ayer claro que "nadie tirará cohetes" por la Ley del Cine. Su ministerio ha hecho caso omiso a las televisiones y ha decidido seguir adelante con su propuesta de incrementar la inversión del 5% al 6% de los ingresos brutos anuales de los operadores televisivos para mantener la industria cinematográfica. Tampoco los productores han conseguido una de sus principales reivindicaciones, la regulación de las desgravaciones fiscales por parte de inversores privados.

Ninguna de estas dos medidas han sido contempladas en el anteproyecto de la Ley del Cine, que ayer reventó la inauguración en Córdoba del I Encuentro de Creadores Audiovisuales, auspiciado por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Lo que en principio iba a ser un debate de ideas y propuestas en torno al borrador de la Ley de Cine, presentado por Cultura el pasado diciembre, se convirtió en toda una carrera por hacerse con el anteproyecto, ya articulado, que la noche anterior había llegado a manos de todos los sectores implicados, y ver los posibles cambios, una vez recogidas las diferentes propuestas que había solicitado la Administración de esos mismos sectores.

Ningún cambio, ninguna sorpresa. El anteproyecto, al que tuvo acceso este periódico, no contempla modificaciones sustanciales con respecto al documento de base en el que se daba un total espaldarazo a las figuras del productor independiente, el exhibidor y el distribuidor. A pesar de que Cultura abrió un periodo de reflexión y estudio para que los sectores implicados enviaran sus propuestas, y así lo hicieron, el ministerio no ha considerado que haya motivos para hacer ningún cambio, a tenor del anteproyecto de ley, que consta de 40 artículos, dispuestos en cinco capítulos, además de las disposiciones adicionales, transitorias o derogatorias.

Batalla perdida

Todas las novedades contempladas en el borrador de diciembre lo están también en el anteproyecto, pero ahora de forma articulada. Las duras críticas de las televisiones privadas contra Cultura por la pretensión de aumentar la inversión en cine de un 5% a un 6% de sus ingresos brutos anuales no han servido de nada. A tenor del anteproyecto, parece una batalla perdida. El texto deja claro que si las productoras dependientes de cadenas de televisión quieren acceder a las ayudas del Estado deberán coproducir todas sus películas con productoras independientes. Hasta ahora, estaban obligadas a coproducir con empresas independientes tres de cada cuatro películas realizadas y con un máximo de inversión del 50%. Así, el año pasado se pudieron producir títulos como Alatriste (Tele 5) o Los Borgia (Antena 3).

Tampoco los productores han tenido éxito con su reivindicación estrella. "Falta la palanca económica", advirtió ayer Pedro Pérez, presidente de los productores, al referirse a la ausencia de la regulación de las desgravaciones fiscales para la producción. "Me alegro del compromiso de Cultura para que la Ley del Cine sea una realidad en esta legislatura. No queremos que sea un texto de vencedores ni vencidos, pero es absolutamente necesario que contemple las medidas fiscales que venimos reclamando y que no sólo no atentan contra el ordenamiento jurídico español ni el de la Unión Europea, sino que ya están vigentes en las legislaciones de algunos países de nuestro entorno. Buscamos inversores para nuestro cine que encuentren desgravaciones fiscales de un 80% en sus bases imponibles en un plazo mínimo de cinco años".

Lo que sí parece claro son las prisas de Cultura por tramitar la ley. Ahora se abre de nuevo un plazo de siete días hábiles para que los distintos sectores puedan presentar otra vez sus propuestas. La intención de Cultura es que en abril el Gobierno tenga ya listo el proyecto de ley para su tramitación en el Congreso.

El director Manuel Gutiérrez Aragón ponía ayer la nota esperanzadora: "Esta ley ha creado esperanzas e inquietudes en el sector. Espero que las inquietudes vayan desapareciendo y que las esperanzas se mantengan".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de febrero de 2007