Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno venezolano nacionaliza la principal empresa eléctrica

Chávez paga 555 millones a la estadounidense AES

La nacionalización de empresas en Venezuela comenzó amistosamente. Contrario a lo que algunos analistas habían pronosticado, en la operación no se emplearon tropas ni tanques. El único bombardeo fue de dinero: el Gobierno de Hugo Chávez colocó sobre la mesa de negociación 723 millones de dólares (555 millones de euros), y la firma estadounidense AES, dueña mayoritaria de Electricidad De Caracas (EDC), capituló sin problemas.

El convenio, que sorprendió a la mayoría, fue firmado el jueves por el presidente de AES, Paul Hanrahan; el vicepresidente ejecutivo de Venezuela, Jorge Rodríguez, y el presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, pues la estatal petrolera será la propietaria de la empresa que genera parcialmente y distribuye la electricidad en Caracas.

AES posee desde 2000 algo más del 82% de las acciones de EDC, una empresa que durante un siglo había pertenecido a accionistas venezolanos. Tiene aproximadamente un millón de clientes que consumen el 15% de la electricidad producida en Venezuela, y ha sido hasta ahora la mayor compañía privada del sector eléctrico.

El documento firmado fue un memorando de entendimiento en el que se establece que el negocio debe quedar cerrado a finales de abril. Para evitar sobresaltos, el organismo regulador de la actividad bursátil en Venezuela suspendió por 24 horas la cotización de las acciones de EDC, que el jueves, antes de firmarse el convenio, habían cerrado en alza.

El vicepresidente Rodríguez calificó la operación como "una lección para Estados Unidos", argumentando que el Gobierno de Chávez atiende a la prosperidad del país. "Estamos adquiriendo esta empresa para favorecer al pueblo, así que quien está diciendo por allí que Venezuela está destruyendo su economía, ellos, los destructores del mundo, están recibiendo una gran lección", dijo Rodríguez, aludiendo recientes declaraciones de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

Por otra parte, las compañías Teléfonos de México (Telmex) y América Móvil, propiedad del mexicano Carlos Slim, anunciaron ayer que han abandonado su intención de comprar a la estadounidense Verizon su participación en la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de febrero de 2007