El PP modera su oposición a la ley de cambio de sexo de transexuales

El paso por el Senado de la ley que permitirá a los transexuales cambiar su nombre y sexo en el Registro Civil sin necesidad de someterse a una operación arrojó muy pocas novedades, excepto un cambio de posición del PP, que en el Congreso se opuso al proyecto y ayer se abstuvo. Mientras hace dos meses este partido defendía el sistema registral actual, ayer en la Comisión de Justicia del Senado dijo querer "paliar una postura demasiado rígida", en palabras de su portavoz, Evaristo Nogueira.

Actualmente, cambiar el nombre y sexo en el Registro Civil de acuerdo con la identidad sexual de cada uno es complicado, porque para hacerlo al solicitante debe haberse sometido a un procedimiento quirúrgico de cambio de sexo completo y además una sentencia judicial debe ratificar su nueva condición. La nueva ley permite eludir estas condiciones, que resultan imposibles de cumplir, por ejemplo, cuando los médicos desaconsejan la operación.

El PP se abstuvo ayer por discrepar "en la forma", pero aceptó que se pueda eximir de la operación quirúrgica. No modificó su opinión, sin embargo, en lo relativo a la necesidad de una sentencia judicial. El texto pasará al Pleno del Senado este mismo mes. Después, volverá al Congreso para su aprobación definitiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de febrero de 2007.