Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez nacionalizará todo el sector de la energía

El presidente venezolano quiere el control mayoritario en los negocios petroleros, eléctricos y de gas

Después de haber anunciado, poco antes de tomar posesión para un nuevo mandato, la nacionalización de la principal compañía telefónica de Venezuela, el presidente Hugo Chávez anunció ayer ante el Parlamento que pretende controlar, mediante la toma de un paquete mayoritario de acciones, todos los negocios petroleros, eléctricos y de gas del país. Chávez aspira a contar con poderes especiales tras una reforma constitucional para poder imponer a compañías como British Petroleum, Exxon Mobile, Chevron o Total que constituyan sociedades con la estatal Petróleos de Venezuela, SA, que se reservará en todo caso el control mayoritario de las nuevas empresas mixtas.

Venezuela "recuperará la soberanía sobre todo su sector energético", incluyendo el gas y la electricidad, según anunció ayer el presidente Hugo Chávez, que presentó esta propuesta en su mensaje anual correspondiente al año 2006 ante la Asamblea Nacional (unicameral). En su informe, Chávez destacó el esfuerzo realizado a lo largo del año pasado para reformar los convenios entablados por anteriores gobiernos con empresas extranjeras para la explotación de ciertos negocios petroleros. El presidente explicó que estas gestiones se realizaron de mutuo acuerdo con las compañías, que aceptaron cambiar su estatuto accionarial para pasar a tener una participación minoritaria en empresas mixtas controladas por la empresa estatal Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA). "La recuperación de la soberanía petrolera se concretó de manera exitosa con la migración de 30 convenios operativos de la antigua apertura petrolera a empresas mixtas en las cuales PDVSA tiene el control. Este proceso permite ahorrar 6.000 millones de dólares hasta 2010", dijo.

Chávez, quien fue reelegido el pasado diciembre con el 63% de los votos y tomó posesión el pasado miércoles para un nuevo mandato de seis años, adelantó ayer que en el inminente proceso de reforma de la Constitución Nacional se incluirá el gas entre los capítulos energéticos reservados al Estado, pues la Carta Magna elaborada en 1999 se refiere exclusivamente al petróleo.

Chávez señaló que se permitirá la participación minoritaria de las empresas multinacionales en los negocios ya existentes, pero advirtió que aún es necesario modificar el paquete accionarial de cuatro proyectos de extracción de crudo en la región de la Faja del Orinoco, en la que las compañías extranjeras siguen teniendo el control mayoritario.

British Petroleum, Exxon Mobil, Chevron, ConocoPhillips, Total y Statoil son las firmas que deberán someterse a las nuevas condiciones de socios minoritarios en empresas mixtas si quieren proseguir con sus actividades en la zona. "Ya estamos casi listos con la nacionalización de los convenios de las asociaciones existentes en la Faja Petrolífera del Orinoco. Todavía allá algunas empresas transnacionales tienen mayoría accionaria en los convenios. Todo esto tiene que estar recuperado", dijo Chávez. "El que quiera quedar como socio nuestro, le dejamos abierta la posibilidad. El que no quiera quedarse como socio minoritario, entrégueme el campo y good bye... good luck, thank you very much ['adiós... buena suerte, muchas gracias'], dijo el presidente, quien suele bromear con su deficiente inglés.

El gobernante, que ha prometido acentuar su proyecto socialista en este nuevo sexenio, provocó una gran conmoción en medios bursátiles esta semana, cuando anunció que renacionalizará la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv), que había sido privatizada en 1991, después de haber funcionado como un monopolio estatal durante décadas. En esa oportunidad también declaró que nacionalizará el sector eléctrico en el que conviven empresas públicas y privadas.

Para llevar a cabo todas estas medidas, Chávez se dispone a solicitar al Parlamento venezolano que le otorgue el poder especial de legislar directamente en una serie de aspectos considerados clave para la transformación económica y política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de enero de 2007