El médico español que visitó a Castro niega que el presidente cubano tenga cáncer

El doctor García Sabrido asegura que el mandatario mantiene la actividad intelectual intacta

El doctor José Luis García Sabrido, de 61 años, que días atrás examinó al presidente cubano, Fidel Castro, durante 90 minutos, negó ayer que éste sufra cáncer u otra enfermedad maligna. "El presidente padece los problemas de un proceso posoperatorio tras una gravísima intervención quirúrgica derivada de una enfermedad benigna", declaró el cirujano, sin especificar la dolencia que padece el mandatario cubano. El especialista español, que es jefe del servicio de cirugía general del hospital Gregorio Marañón de Madrid, considera factible que Castro vuelva a ejercer el poder próximamente.

Más información
Confirmada la versión oficial
Un hombre optimista

García Sabrido explicó ayer a EL PAÍS que voló el pasado día 21 a La Habana para examinar a Castro a petición de un grupo de médicos que se encuentra en Madrid. "Examiné al presidente Castro durante una hora y pico, alrededor de 90 minutos, y le encontré muy lúcido, muy amable, ágil y simpático", manifestó el cirujano. Es la primera vez que éste tenía ocasión de tratar profesionalmente al jefe del Estado cubano, aunque con anterioridad lo ha hecho con otros altos cargos del régimen castrista, cuya identidad rehúsa revelar amparándose en la confidencialidad médico-paciente.

García Sabrido, quien recalcó que atendió a Fidel Castro a título personal, negó que el mandatario sufra cáncer u otro tipo de "tumor maligno", y aseguró que lo que padece es el proceso de recuperación de una serie de problemas posoperatorios. "El presidente está inmerso en la rehabilitación muscular, la nutrición, y una de las dificultades de su equipo médico es la limitación de su actividad, que ahora obviamente quieren limitarle, aunque es muy difícil", agregó.

El jefe del servicio de Cirugía del hospital Gregorio Marañón, dependiente de la Comunidad de Madrid, fue interpelado reiteradamente acerca del estado de salud del dirigente cubano. "Hasta donde yo conozco, desmiento absolutamente que tenga cáncer. No tiene ningún tumor maligno. En un paciente de 80 años puede ocurrir cualquier cosa, pero su situación es estable", aseveró en varias ocasiones. "Tiene una actividad intelectual intacta, fantástica", dijo.

En su opinión, el estado de salud del comandante cubano es bueno. Tanto que si su recuperación es absoluta, "naturalmente" podrá retomar su actividad normal, aunque en todo caso será una "decisión personal" suya, teniendo en cuenta "los límites de recuperación" de un paciente de una edad tan avanzada. "Pero las recomendaciones médicas le exigen prudencia", matizó García Sabrido en una rueda de prensa celebrada en el pabellón docente del hospital madrileño.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El médico descartó volver a visitar a Castro en fechas próximas. Y, hablando siempre en plural, añadió: "Estamos en contacto para ver cómo es su recuperación y esperamos en las próximas semanas o meses tener un nuevo contacto para ver si es necesario un cambio o reconsideración del tratamiento que recibe". Tras defender la excelencia del sistema sanitario cubano, García Sabrido explicó que el problema es que "el acceso a determinadas tecnologías no es fácil a través de los mercados internacionales", por lo que varios países, entre ellos España, colaboran en el suministro de "determinado tipo de tecnología" clínica.

El cirujano mantiene que, después de examinar a Castro, "prácticamente no se ha realizado ningún cambio en su tratamiento, porque su estado es estable y está en un proceso de recuperación paulatino". "La salud del presidente Castro está en manos de excelentes profesionales", proclamó. Según él, la estrategia terapéutica y logística médica "es muy buena".

Este facultativo revela que encontró a Castro "muy lúcido, con su actividad intelectual intacta, muy al tanto de lo que publica la prensa sobre las grandes cuestiones internacionales, y no se le escapa ninguna información". Su situación, manifestó en otro momento, es "estable" y "en recuperación", por lo que García Sabrido no ha pedido "ningún cambio sustancial en su tratamiento". "Estamos en contacto con los médicos que le atienden y esperaremos a las próximas semanas o a los próximos meses para ver si hay que hacer algún cambio", señala García Sabrido, quien apeló a "las limitaciones obligadas por la discreción médica" a la hora de facilitar detalles sobre el estado de salud del líder cubano.

"Cuando alguien solicita mi opinión médica, no le pregunto su ideología ni su religión. Para mí, el presidente Castro es un paciente excepcional, pero no deja de ser un paciente, y yo soy médico y me debo a mi profesión", explicó.

La Embajada de Cuba en Madrid calificó ayer de "muy positiva" la información facilitada por el jefe de Cirugía General del hospital Gregorio Marañón sobre el estado de salud de Castro, según informaron fuentes diplomáticas cubanas a Europa Press.

A raíz de este informe médico, que calificaron de "riguroso", las mismas fuentes se mostraron "esperanzadas" en que "paren" las especulaciones sobre el estado de salud de Fidel Castro y que "se despejen las dudas" que ponen cuestión que el mandatario cubano "está bien y en proceso de recuperación" de su enfermedad.

José Luis García Sabrido, durante la entrevista.
José Luis García Sabrido, durante la entrevista.CLAUDIO ÁLVAREZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS