Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso apoya la Ley de Igualdad con la única abstención del PP

Los despidos de los padres serán nulos si se producen en los 9 meses posteriores al parto

El Congreso aprobó ayer la Ley de Igualdad con el apoyo de todos los grupos menos el PP, que se abstuvo. La norma establece que las listas electorales tendrán al menos un 40% de mujeres, un permiso por paternidad retribuida de 15 días, exclusivo para los varones, y estimula los planes de igualdad y la paridad en los consejos de administración de las empresas. El Parlamento incluyó ayer la nulidad de los despidos que se realicen durante los nueve meses siguientes al nacimiento del niño si se ha cogido la baja de maternidad o paternidad, a no ser que la empresa demuestre que tiene relación con ello.

Todos los grupos parlamentarios menos el PP se congratularon ayer de haber introducido "mejoras" en el proyecto de Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva entre Hombres y Mujeres que llevó el Gobierno socialista al Congreso. Aportaciones que reconoció y agradeció el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, durante su intervención.

Caldera dijo que la nueva norma adelanta "la llegada del futuro" y que ofrece las herramientas para que la igualdad real pueda convertirse en "una realidad patente". "Hay suficientes mujeres con mérito y capacidad", añadió, como para que las empresas no tengan dificultades para cumplir con las iniciativas que promueve la ley. Ésta dice que las empresas de más de 250 empleados tendrán que negociar planes de igualdad -no obliga a llegar a acuerdos-, planes que se promoverán entre las de menos de 250 trabajadores. Además, las compañías cotizadas en bolsa "procurarán" la paridad en sus consejos de administración en un plazo de ocho años.

Con algunas objeciones de los grupos -"Se queda corta", dijeron desde ERC-, y algunos anuncios de intentar aclarar en el Senado el respeto a las competencias autonómicas, las intervenciones de ayer en el Congreso se fueron sucediendo sin grandes críticas a la ley. El tono subió con la llegada al estrado de Susana Camarero, del Grupo Popular.

Los populares tenían ante sí una decisión difícil, apoyar o no una ley que promueve tanto medidas para reducir la discriminación, como otras para favorecer la corresponsabilidad de hombres y mujeres en el cuidado de los hijos y de conciliación de la vida personal y laboral. Finalmente, se decidieron por la abstención, principalmente por la revisión de la ley electoral para establecer la paridad en las listas de todos los comicios. El PP se quejó de que la de ayer fue la primera vez que se aprobaba un cambio en la ley electoral sin el respaldo mayoritario de la cámara, es decir, sin el suyo. Además, Camarero se quejó de lo que considera un rechazo frontal de todas las propuestas de mejora de la ley llegadas desde el PP y aseguró que esta norma "impone", en lugar de "incentivar", como ellos proponen.

Dos semanas de permiso

Entre los cambios que ha traído su tramitación parlamentaria destaca que el permiso de paternidad (exclusivo para los varones) pasará de los actuales dos días retribuidos a los 15, con el propósito de irlos ampliando hasta las cuatro semanas en 2015 -la primera propuesta era de ocho días. La medida costará en principio, con los 15 días de permiso, unos 250 millones de euros al año. También consiguieron las negociaciones otra promesa de futuro: la exclusión de los municipios de menos de 5.000 habitantes de la obligación de paridad en las listas electorales, en 2011 sólo alcanzará a los municipios de menos de 3.000 vecinos.

En la votación de ayer se introdujo asimismo que, tras la ausencia por maternidad o paternidad, los despidos serán nulos si se producen durante los nueve meses posteriores al nacimiento de niño. Además del reconocimiento de la condición de refugiadas a las extranjeras que huyan de sus países por sufrir violencia de género. También se aumentó de una a dos horas el derecho de madres o padres para ausentarse del trabajo durante la época de lactancia de sus hijos (hasta que cumplen nueve meses), horas que se puede acumular para cambiar por un permiso retribuido. La paridad en las listas electorales también se ha matizado durante el proceso parlamentario. Ningún sexo podrá ocupar más del 60% de las candidaturas para todo tipo de comicios y esta proporción deberá registrarse en cada grupo de tres nombres. Además, allí donde las leyes autonómicas establezcan que la presencia de mujeres no podrá ser inferior al 50%, pero sí superior -como establece la ley vasca de Igualdad-, primará esa normativa en los comicios autonómicos.

Las trabajadoras autónomas, según contempla la futura norma desde ayer, no tendrán que abonar su cuota a la Seguridad Social durante la baja por maternidad y podrán contratar durante ese periodo, con bonificación, a un sustituto. Por otra parte, las madres menores de 21 años cobrarán un subsidio de maternidad con sólo tener un día cotizado y a las menores de 26 les bastará con 90 días. Por último, se desarrollará la figura jurídica de la titularidad compartida para que sean reconocidos plenamente los derechos de las mujeres del sector agrario y su protección de la Seguridad Social.

Todas estas medidas se suman a las que ya contemplaba el proyecto, como las que favorecen la conciliación familiar y laboral, las que instituyen la paridad en todos los ámbitos de las administraciones públicas y la transposición de las directivas europeas contra el acoso sexual y por razón de sexo en el ámbito laboral. La aprobación en el Senado y su posterior ratificación definitiva en el Congreso es el camino que aún le queda por recorrer a esta futura norma que retoca otras 22 leyes, tres de ellas, orgánicas.

LAS PRINCIPALES MEDIDAS

Las listas electorales tendrán al menos un 40% de mujeres. Ninguno de los dos sexos podrá tener más del 60%.

Los padres tendrán un permiso 15 días retribuidos, con independencia del de la madre. En 2015, el permiso paternal será de cuatro semanas.

Se impulsa la flexibilización de horarios, y mejoran las condiciones para reducir la jornada para atender a niños o mayores.

Se reducen los requisitos para que las madres tomen su baja aunque hayan cotizado menos de 180 días.

Las autónomas no tendrán que pagar la cuota a la Seguridad Social durante la baja por maternidad.

Las empresas de más de 250 empleados tendrán que negociar planes de igualdad.

Los consejos de administración procurarán tener un 40% de mujeres dentro de ocho años.

La administración contratará preferentemente a empresas igualitarias.

Habrá paridad en todos los ámbitos de la administración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de diciembre de 2006

Más información