Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duras críticas para 'Against the day', la esperada novela del hermético Thomas Pynchon

Thomas Pynchon, tan enigmático que parece clandestino, proporciona hoy el que para algunos es el acontecimiento literario del año; para otros, Against the day (Contra el día), su nueva novela, es un ladrillo de 1.085 páginas comparable a un tostador, según el crítico de la revista Time, "aunque al menos en mi tostador me puedo hacer tostadas", escribe en su crítica Richard Lacayo.

De Pynchon, que vive recluido en su apartamento del Upper West Side de Manhattan sin contacto alguno con los círculos literarios, se sabe que trabajó como redactor técnico para Boeing en los años sesenta y que de allí sacó material y conocimiento sobre la industria aérea que diseminó a lo largo de sus primeras novelas. Cuando lanzó V, en 1963, la escena literaria acogió con devoción su mezcla de alta complejidad literaria con valores de cultura popular. La subasta del lote 49 (1966) estableció a Pynchon entre los pesos pesados de la literatura contemporánea estadounidense, y El arcoiris de gravedad (1973) consolidó su reputación y creó una legión de fervientes seguidores que han construido una religión literaria en torno al autor y que ahora han encontrado en Internet su mejor foro de expansión y especulación.

Sobre la vida de Pynchon sólo se puede especular. Nunca ha concedido una entrevista y nunca se le ha visto en ningún acto público. Aunque cumple 70 años en mayo de 2007, en la única fotografía confirmada aparece con sólo 19 años. Pynchon es invisible. Se dice que vive con su mujer, que es también su agente, Melanie Jackson. Se dice que odia a los medios porque los considera un brazo armado del establishment político. Sólo en dos ocasiones se ha asomado al exterior desde su reclusión voluntaria, las dos para participar como voz invitada en sendos episodios de Los Simpson en los que su personaje salía dibujado con una bolsa en la cabeza.

Inmenso 'puzzle'

Hoy, después de casi 10 años, Pynchon saca al mercado una novela de la que hasta hace poco sólo se conocía la descripción que él mismo escribió para Penguin Press, la editorial que la publica en EE UU: "Comprendida entre el periodo desde la Feria Mundial de Chicago de 1893 hasta los años anteriores a la I Guerra Mundial, esta novela viaja desde los problemas sindicales en Colorado hasta el Nueva York del nuevo siglo, Londres, Göttingen, Venecia y Viena, los Balcanes, Asia Central, la Siberia del misterioso acontecimiento de Tunguska, el México de la Revolución, el París de la posguerra, el Hollywood del cine mudo y dos o tres lugares más que no están exactamente en ningún mapa...".

Apenas se ha distribuido una decena de copias para la crítica y aparentemente Pynchon está furioso porque algunos se han saltado el embargo. Según Michiko Kakutani, en su crítica ayer en The New York Times, la novela "es un puzzle inmenso e hinchado, pretencioso sin ser provocativo, elíptico sin ser revelador, complicado sin ser agradablemente complejo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 2006