Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Partenón reclama sus mármoles

El British Museum se niega a devolver los fragmentos expoliados del monumento griego

La campaña internacional por la reunificación de las esculturas del Partenón ha tomado altura con el retorno voluntario, este mes, de un fragmento de la Acrópolis ateniense que conservaba una familia sueca desde hace un siglo. Es la segunda pieza del mutilado monumento histórico que recupera el Gobierno griego en 2006 y una prueba más del cambio de actitudes sobre la polémica cuestión de restitución de tesoros arqueológicos. El British Museum resiste, sin embargo, la presión internacional para devolver los llamados mármoles Elgin, la colección más importante del Partenón fuera de Grecia.

Birgit Wiger-Angner, pensionista sueca de 89 años, devolvió a las autoridades griegas, a mediados de mes, un fragmento de mármol que su bisabuelo había recogido de la Acrópolis de Atenas. Es una pieza decorativa, pequeña pero muy simbólica, del templo de Erecteion. "Espero que sirva de señal para mucha gente en Europa. El British Museum debería devolver sus originales del Partenón a Grecia, donde realmente está su hogar", dijo la octogenaria mujer el pasado día 10.

MÁS INFORMACIÓN

Wiger-Angner respondía con su simbólico y voluntario gesto a la campaña internacional por la reunificación de las esculturas del Partenón, que tuvo su primer gran éxito este mismo año. El pasado 4 de septiembre, la Universidad alemana de Heidelberg hizo entrega al ministro de Cultura griego, Georgios Voulgarakis, de otro pequeño mármol del Partenón. Es un relieve exquisitamente tallado del pie de un varón, de 10 centímetros de largo, procedente del friso norte del monumental complejo que, en 1800, aún conservaba el 50% de sus esculturas originales. Es también el primer fragmento del Partenón que recuperaba Grecia desde hace 200 años.

"La devolución voluntaria de ambos fragmentos demuestra que la cooperación entre museos, individuos y países es el camino a seguir. Representa un cambio de actitud mental que va prevaleciendo internacionalmente. La gente está ahora dispuesta a considerar la restitución de tesoros artísticos a un nivel que no se podía plantear hace cinco años", señaló esta semana Freddie New, portavoz del Comité Británico por la Reunificación de los Mármoles del Partenón. "Es un buen momento", añadió, "para retomar la cuestión. La construcción del nuevo Museo de la Acrópolis de Atenas ha entrado en su fase final y se procederá gradualmente a su apertura a lo largo de los próximos 12 meses". El Gobierno griego aspira a reunir en este museo la colección del Partenón actualmente desperdigada en ocho instituciones europeas, incluidos el British, Louvre y del Vaticano. Londres, sin embargo, desatiende la petición de Atenas y preserva en el British las esculturas que lord Elgin, embajador británico en el Imperio Otomano, removió del friso del Partenón entre 1801 y 1805. Se exhiben permanentemente en el museo desde 1816 y su restitución a Grecia requiere la autorización del patronato y la aprobación del Parlamento de Westminster. Ni unos y ni otros están dispuesto a claudicar. Tampoco ha tocado fondo entre las autoridades británicas la oferta de Atenas de intercambiar los polémicos frisos por otras antigüedades griegas.

El actual director del British, Neil MacGregor, defiende el statu quo en tanto que "los mármoles se pueden contemplar gratuitamente en Londres en el contexto de la historia del mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de noviembre de 2006