Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Devuelvan los tesoros!

Egipto clausura la primera conferencia sobre tráfico y expoliación de antigüedades donde varios países reclaman parte de su patrimonio

La Conferencia sobre Cooperación para la Protección y Repatriación de la Herencia Cultural se ha clausurado hoy en El Cairo tras dos días en los que se han reunido funcionarios y viceministros de cultura de 25 países. Grecia, Italia, Chipre, Siria, Estados Unidos y una amplia representación de países latinoamericanos, además de España. Los representantes de los Estados han debatido cómo pueden proteger y recuperar sus tesoros y han buscado medidas que impidan que esos actos se cometan de nuevo en el futuro. Los asistentes propondrán a la UNESCO "enmendar la Convención sobre la restitución de antigüedades a sus países de origen", según ha explicado el representante del CSA, Zahi Hawass.

Durante la clausura de la conferencia se ha presentado además una lista de piezas que varios de los países asistentes reclaman. En el caso de Egipto se trata del busto de Nefertiti, que se encuentra en el Neuesmuseum de Berlín. Al gobierno alemán también le reclama la escultura del arquitecto de la Gran Pirámide, que está en Hemiunu. A la vecina Francia, en concreto al Museo del Louvre, le pide la devolución del Zodiaco de Déndera, mientras que al Museo egipcio de Turín la estatua de Ramsés II. Otras de las piezas que Egipto pide que se le devuelva es la Piedra Roseta, que está en el Museo Británico. No muy lejos de esta pieza se encuentran parte de los frisos del Partenón, que reclama Grecia.

Para el Museo Británico también tiene peticiones Libia, en concreto la Cabeza de bronce de un libio, el ánfora panatenaica de Tocra y la estatua de mármol de Dionisos de Cirene. En las peticiones del país magrebí también se incluyen la estatua de mármol de una mujer de Bengazhi, que está en el Louvre, un ánfora panatenaica de Bengazhi y una estatua de mármol de Dionisos de Cirene.

Otros de los países que ha hecho pública su lista de peticiones es Nigeria. En ella se incluyen todas las placas de bronce de Benin de museos públicos e instituciones, todos los objetos de la cultura Ife, las figuras de terracota de la cultura Nok, la máscara de la reina Idia, que está en el Museo Británico, y la cabeza de Olokun, que se encuentra en el Museo de Frankfort.

La colección del Machu Picchu

La Universidad estadounidense de Yale vería mermada la colección del Museo Peabody si Perú recupera, tal y como pretende la colección de Machu Picchu. El país suramericano también reclama las piezas de cerámica y tela de la cultura Paraca, expuestas en el Museo de las Culturas de Gothenburgo de Suecia.

Otro país americano que reclama obras de arte es Guatemala. En su lista aparece la máscara solar de jade de Río Azul, en manos privadas en Suiza, los dinteles de madera del Museo de Basilea, dos estelas de El Perú, en los estadounidenses Museos de Arte de Kimbell y Cleveland , y dos estelas de Piedras Negras en el Museo Pennsylvania y el Peabody.

Siria por su parte reclama al Louvre las antigüedades de la ciudad de Mari: las pinturas murales de un palacio de Amorite; la estatua de bronce de un león; mujer con polos; el friso de un mosaico y la estatua de Iddi-Ilum. Al Hermitage ruso le pide una bandeja de los siglos VIII o IX y la piedra de los aranceles de Palmira, mientras que al Museo nacional de Copenhague le requiere el busto de una mujer.