El futuro de Oriente Próximo

España, Francia e Italia impulsan un plan europeo de paz para Oriente Próximo

La propuesta del presidente Zapatero incluye un despliegue internacional de observadores en Gaza

El presidente de la República Francesa, Jacques Chirac, expresó ayer su pleno apoyo a la propuesta de paz para Oriente Próximo que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, va a presentar el próximo 14 de diciembre ante el Consejo Europeo. "Es una iniciativa de España", dijo Chirac, "adoptada conjuntamente por Francia e Italia", con cuyo presidente del Gobierno, Romano Prodi, Zapatero informó de que habían hablado ayer por teléfono. El plan incluye seis puntos, y uno de ellos prevé un despliegue internacional de observadores en Gaza. Zapatero resumió ayer su plan durante la conferencia de prensa que cerró la decimonovena cumbre hispano-francesa, celebrada en Girona.

"Apoyo sin reservas la iniciativa promovida por España", dice Jacques Chirac
Más información
La Eurocámara pide una conferencia internacional
Israel desprecia la iniciativa europea
Zapatero propone
Chirac reitera su "apoyo sin reserva alguna" al diálogo de Zapatero con ETA
Palestinos evitan un ataque israelí sirviendo como escudos humanos

Lo primero, dijo Zapatero, es el alto el fuego inmediato y el cese de la violencia "de todo tipo, terrorismo incluido"; el segundo punto será "favorecer" un Gobierno de unidad nacional en Palestina, sobre el que los dirigentes de Hamás y Fatah no logran ponerse de acuerdo; el tercero, la liberación del soldado israelí secuestrado en Gaza desde hace meses y las de los políticos palestinos detenidos en Israel; el cuarto, propiciar un encuentro del primer ministro israelí, Ehud Olmert, con el presidente palestino, Mahmud Abbas; el quinto, el ya citado despliegue de "una misión de observación internacional" en Gaza, probablemente el más polémico; y el sexto, "a medio plazo, la convocatoria de una conferencia internacional".

Tanto Zapatero como Chirac manifestaron que esta propuesta ha sido ya sondeada con el Reino Unido y Alemania y que cuenta con la cooperación del alto representante de la UE, Javier Solana, de modo que el presidente español pudo mostrarse optimista de que el Consejo Europeo la respalde en su cita de diciembre. Zapatero consideró que esta "iniciativa común" no deja de ser "un deber" para tres países mediterráneos e implicados en la misión internacional de Líbano e informó de que España, Francia e Italia han instruido ya a sus ministros de Exteriores para que promuevan la propuesta.

Zapatero no parece, sin embargo, inclinado a obtener la luz verde previa de Israel o EE UU. "Puedo confirmar que esta iniciativa es un ejercicio de responsabilidad. Alguien tiene que empezar", dijo cuando se le preguntó al respecto. "Las propuestas que he enumerado son razonables y espero, no sólo que la UE las respalde, sino también todos los países que quieran ver el fin de la situación actual".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La propuesta es una elaboración sobre la que el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, había aireado en las últimas semanas incluso en las Cortes, donde declaró que la llamada Hoja de Ruta, que centraba la esperanza de reconducción del caos hasta la invasión de Líbano, está muerta. Moratinos logró hace dos semanas el respaldo de una cumbre ministerial euromediterránea celebrada en Alicante a una iniciativa basada en esas consideraciones y orientada a la convocatoria de una conferencia de paz.

Zapatero asumió la idea como propia el pasado lunes en Estambul, al hilo de la recomendación formulada por el grupo de estudio de la Alianza de Civilizaciones de dar prioridad al problema de Oriente Próximo, y a la convocatoria de una conferencia internacional que lo aborde cuanto antes. El presidente reiteró: "No podemos permanecer impasibles ante el horror" que los medios de comunicación reflejan a diario. También dijo que "la paz en Oriente Próximo es en gran medida la clave de la paz internacional y el elemento que puede desactivar las incitaciones al fanatismo y el terrorismo".

Zapatero dijo el lunes que no anunciaría su propuesta hasta la semana próxima, pero parece que no quiso desaprovechar la ocasión que la proximidad de Chirac, en una cumbre bilateral, le ofrecía ayer para difundir su iniciativa. De hecho, le habló del tema al francés en cuanto bajó del avión, según confirmó a la prensa el propio Chirac, que también se adelantó a informar de la conversación que Zapatero había mantenido con Prodi sobre el mismo asunto.

"Apoyo sin reservas la iniciativa promovida por España y adoptada conjuntamente con Francia e Italia, en relación estrecha con nuestros demás socios europeos y con el alto representante Solana sobre la situación dramática que conocemos en Palestina y Oriente Próximo", dijo el presidente francés. "La apoyamos sin reservas", reiteró, antes de prometer que Francia dedicará a la iniciativa todo su esfuerzo.

El futuro de la propuesta depende, sin embargo, en gran medida del eco que encuentre en una Europa siempre dividida en torno a esta cuestión, donde británicos y holandeses, incluso alemanes, suelen mostrarse inflexibles frente a cualquier iniciativa que pueda molestar a Israel o a Estados Unidos, el actor principal sin el que ningún arreglo es posible. España, Francia e Italia tienen casi un mes para negociar y elaborar un plan formal susceptible de ser aprobado en diciembre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS