Chirac reitera su "apoyo sin reserva alguna" al diálogo de Zapatero con ETA

El presidente francés considera a España un socio tan importante como Alemania

Jacques Chirac no ha variado un ápice el apoyo decidido que expresó al presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, desde que anunció la puesta en marcha del proceso para lograr un final dialogado del terrorismo de ETA. Ayer, ante las dificultades actuales y los embates de la banda que bloquean el arranque efectivo del proceso, el presidente de la República Francesa aprovechó el marco de la XIX cumbre bilateral, celebrada en Girona, para reiterar que "apoya, sin reserva alguna", los esfuerzos de Rodríguez Zapatero para acabar con la violencia terrorista.

Más información

El presidente español introdujo el tema, con la fórmula recurrente de estos encuentro bilaterales anuales, al agradecer a su huésped "la colaboración permanente" de Francia en la lucha contra el terrorismo. "Hemos ratificado, una vez más, que España y Francia forman, en estos días de tregua y negociaciones, un único frente en la búsqueda del fin de la violencia de ETA", dijo.

Preguntado por si el Gobierno dará a Batasuna las garantías que esta organización pide de que no será perseguida a posteriori, en el caso de que la negociación comience y fracase, Rodríguez Zapatero se limitó a responder que "el Gobierno está en condiciones de ser el garante del Estado de derecho, de ser la primera institución en hacer que las leyes se cumplan y en dar respaldo a los [jueces, policías y demás funcionarios] que hacen que se cumpla la ley".

Zapatero reiteró luego la frase que pronunció el pasado lunes en Estambul de que "con violencia, nada de nada" se podrá negociar. Pero también recordó que los tres años transcurridos sin víctimas mortales del terrorismo "representan una expectativa que el Gobierno va a internar colmar sin merma de los principios, porque a la fue paz sólo se llega por la vía de la ley y del Estado de derecho". Fue ahí donde Chirac intervino por iniciativa propia para decir, por segunda vez, que "el Gobierno francés apoya sin reserva alguna ese proyecto".

Pese a la ausencia de los ministros de Interior, la cooperación antiterrorista volvió a estar así presente en esta cumbre hispano- francesa, que buscó un eco internacional con la presentación del plan de paz de Zapatero para Oriente Próximo y que, por lo demás, registró escasos avances en el tema recurrente de las conexiones interfronterizas.

Las dos partes pudieron exhibir, sin embargo, algún resultado en otros campos. En el de la educación, acordaron la convalidación de títulos de enseñanza entre los dos países. Otro compromiso cerrado ayer, en el marco de la Alianza contra el Hambre a la que España y Francia se han asociado en la ONU, es el apoyar conjuntamente la iniciativa UNITAID de compra de medicamentos, que apadrina dicho organismo. España contribuirá a ella en 2007 con 15 millones de euros.

Exposición sobre Picasso

También se anunció en Girona que Francia y España cooperarán para organizar en el Museo Reina Sofía de Madrid, también en 2007, la mayor exposición de Picasso jamás realizada, para lo cual serán trasladadas 400 obras desde el museo parisino del gran artista malagueño.

La constitución del Foro Cívico Hispano-Francés y del Consejo de Seguridad y Defensa entre los dos países, que se reunieron ayer por primera vez, fueron destacados por ambos líderes como los logros del año. El de defensa, que agrupa a ministros del ramo y jefes de Estado Mayor, trató de la concertación de las respectivas fuerzas militares en los diferentes escenarios internacionales donde ya están implicadas o pueden llegar a estarlo.

Rodríguez Zapatero comentó que los problemas de Scorpène, el principal consorcio hispano- francés de defensa, "no son tan graves" como se ha dicho, y añadió que el nuevo consejo contribuirá a resolverlos, en cualquier caso.

Chirac consideró que estas dos nuevas instituciones bilaterales consagran "un partenariado hispano-francés, similar al que Francia tiene con Alemania", al que atribuyó un valor "esencial para el equilibrio europeo". Recordó, en concreto, que sólo con Alemania tiene Francia un consejo de este tipo y dijo que Francia, Alemania, España e Italia son las "fuerzas centrípetas" del europeísmo.

"Es un buen amigo de España. Pertenece a una generación de europeos que no conoce el escepticismo", comentó Rodríguez Zapatero, en elogio del presidente francés, que probablemente habrá dejado de serlo cuando se celebre la cumbre bilateral de 2007. Chirac dejó en el aire si puede anunciar todavía que concurrirá a las próximas elecciones presidenciales como candidato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50