Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIRADOR

'Prestige'

Cuatro años después del accidente del Prestige, la mayor catástrofe ecológica ocurrida en España, se tiende a caer en la tentación de que las cosas hoy son distintas a las del tristemente célebre día de autos. Pero aunque lo fueren, sería equivocado pecar de autocomplacencia porque queda aún mucha tarea. El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, no desaprovechó ayer el aniversario para explotarlo políticamente: "Hay otro Gobierno y otro presidente [en Galicia]". Para el dirigente socialista "Galicia, España y la Unión Europea, en cuanto a medios de protección y capacidad de respuesta, se parecen escasamente a las de antes del Prestige". Sin embargo, el PP gallego ha denunciado que el Plan de Prevención de Accidentes Marítimos, diseñado para afrontar cualquier episodio de contaminación por tráfico marino, está "literalmente paralizado". Además, algunos expertos creen que el problema de fondo tras la marea negra provocada por el petrolero es que aún no existe un puerto refugio. La UE ha dado de plazo a España hasta finales de 2007 para fijar el lugar de esa infraestructura.

La plataforma Nunca Máis ha alertado precisamente sobre la posibilidad de que pueda repetirse otro accidente parecido por el hecho de que 14.000 buques con mercancías peligrosas transitan cada año por el litoral gallego. Todo ello coincide con los análisis realizados por el Instituto Oceanográfico de Vigo según los cuales las manchas de hidrocarburos detectadas en la zona donde se hundió el petrolero pertenecen "casi con toda seguridad" a una grieta o corrosión en el pecio. Y con la denuncia de científicos de que todavía hay chapapote bajo la arena en dos de las playas más afectadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de noviembre de 2006