Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Relevo en Cuba

Varios premios Nobel piden respeto a la soberanía cubana

Fidel Castro podría tardar varios meses en regresar a su cargo. Así lo dijo ayer el presidente de la institución cultural cubana Casa de las Américas, Roberto Fernández Retamar, al presentar en La Habana el manifiesto La soberanía de Cuba debe ser respetada, en el que se condena la política de Estados Unidos hacia Cuba y se pide a Washington que respete la independencia cubana. Está firmado por 400 personalidades de todo el mundo, incluidos varios premios Nobel.

"La idea de la Administración de EE UU era que si Fidel no estaba al frente de Cuba, el caos se iba a apoderar de este país. Fidel no está al frente y el caos no se ha apoderado de este país", dijo Retamar, que es miembro del Consejo de Estado. Según este intelectual, Washington "tenía previsto que no era posible vivir una sucesión pacífica en Cuba". "Bueno, ha ocurrido una sucesión pacífica en Cuba, y Raúl se dirigirá al pueblo cuando lo estime necesario", afirmó.

Vuelta al poder

Retamar admitió que Castro no va a reasumir el poder "mañana", aunque, indicó, "sabemos que en unos cuantos meses lo tendremos de vuelta con nosotros. Lo demás es conjeturar". En su opinión, la forma en que "reingrese" a sus tareas de Gobierno "dependerá, naturalmente, de su salud y de muchas otras cosas".

El manifiesto está suscrito, entre otros, por los premios Nobel José Saramago, de Portugal; Wole Soyinka, de Nigeria; Adolfo Pérez Esquivel (Argentina) y Desmond Tutu y Nadine Gordimer (Suráfrica). "Exigimos que el Gobierno de Estados Unidos respete la soberanía de Cuba. Debemos impedir a toda costa una nueva agresión", afirma la proclama. El texto denuncia que, tras la cesión provisional del poder de Fidel Castro en favor de su hermano Raúl, anunciada el 31 de julio, altos funcionarios estadounidenses han declarado que ha llegado el momento de una transición en Cuba.

Los intelectuales recuerdan que con anterioridad, la llamada Comisión para una Cuba Libre, presidida por la secretaria de Estado Condoleezza Rice, había abogado por "garantizar que la estrategia de sucesión del régimen de Castro no tenga éxito", y que recientemente el presidente Bush aprobó un plan que incluye "medidas secretas" contra la isla.

Durante la presentación del manifiesto, Andrés Gómez, que dirige un grupo de solidaridad con Cuba, con sede en Miami, la Brigada Antonio Maceo, dijo que, en su opinión, ya estaba prevista la cesión de poderes de Fidel Castro, coincidiendo con su 80 cumpleaños, aunque la enfermedad no hubiera precipitado el traspaso provisional a un Gobierno interino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de agosto de 2006