Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caballero Bonald asegura que "los puristas son los racistas de la lengua"

San Lorenzo de El Escorial

La apelación entusiasta que hizo ayer José Manuel Caballero Bonald a la calidad que tiene la cultura en español cuando se junta y no sufre los embates de "los puristas", que son "los racistas" de la lengua, se juntó a la preocupación expresada por el presidente del Senado, Javier Rojo, y el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, acerca del momento "crispado" que vive la sociedad política española.

Los tres hablaban en la inauguración de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en El Escorial, y a ellos se sumó el rector, Carlos Berzosa, que también abundó en el deseo de que la universidad ayude a superar el clima que se percibe ahora, para que la sociedad española avance, en palabras de López Aguilar, "como una democracia civilizada y ejemplar". Rojo cree que el debate al que se aludía "tiene el tono de la desmesura, de la exagerada crispación", y ha de ser aliviado "por el consenso imprescindible".

Caballero Bonald habló de la importancia de la cultura literaria en español, de la que todos los hispanohablantes deben sentirse orgullosos: "Es una riqueza que ningún país posee en exclusiva". Confesó el ministro de Justicia que el presidente del Gobierno le regaló en navidades -a él y a todo el Gabinete- el último poemario de Caballero, Manual de infractores, "un título que ha de resultar extraño para alguien con estos vínculos con la judicatura"; lector de Caballero, lo celebró como otros libros suyos. Cuando habló Berzosa confesó: "A él se lo regaló Zapatero, pero a mí me lo regaló mi hija, por su cumpleaños, el 20-N". Rojo no dijo si lo había leído también.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 2006