Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La asignatura de ciudadanía será evaluable y tendrá el mismo peso que las otras materias

La disciplina incluye contenidos de ética, igualdad, valores constitucionales y educación vial

Los alumnos tendrán que estudiar al menos dos horas semanales de la nueva asignatura de educación para la ciudadanía en tres cursos, 5º o 6º de primaria y dos de secundaria. En 4º de ESO se impartirá junto a los contenidos de ética. La nueva materia, evaluable y que contará para repetir curso, cobrará así el mismo peso que las otras materias y deberá impartirse durante un número de horas mínimo similar al que el ministerio exige para matemáticas o lengua, aunque las comunidades añaden muchas más. Entre sus contenidos figuran, aparte de ética, valores constitucionales, igualdad, medio ambiente y educación vial.

La Ley Orgánica de Educación (LOE) recién aprobada incluye una nueva asignatura que deberán estudiar los alumnos en 4º o 5º de primaria y, con distinta denominación, pero parecidos contenidos, en dos cursos de secundaria. La educación para la ciudadanía y los derechos humanos, que así es su nombre completo, no se ha librado de la polémica en el debate de la ley. Y aún hoy algunos opinan que será una materia para "adoctrinar" al alumnado, mientras otros preferirían que sus contenidos impregnaran todo el programa escolar sin necesidad de articularse en una asignatura evaluable, como será.

El borrador que ayer presentó la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, a diversas asociaciones, católicas, laicas, ONG, pro derechos humanos, patronales educativas, colectivos vinculados a sindicatos y otras organizaciones pedagógicas, incluye contenidos sobre democracia y participación ciudadana, medio ambiente, igualdad entre sexos, educación vial, solidaridad y multiculturalidad que se estudiarán por bloques en los distintos cursos.

Esta materia se tendrá que impartir en 5º o 6º de primaria (a los 10 u 11 años), en uno de los tres primeros cursos de primaria (entre los 12 y los 14 años) y también en 4º de ESO (a los 15 años), curso en el que se denominará educación ético-cívica (que sustituye a la actual materia de ética). Los responsables del ministerio explicaron ayer que, "lo normal" es que esta asignatura se imparta dos horas a la semana en los tres cursos en los que establezca, sin prejuicio de que las comunidades autónomas añadan o resten horas de estudio para la materia, como lo hacen con el resto de las asignaturas. De hecho, para matemáticas o lengua, los contenidos mínimos que impone el Gobierno apenas pasan de las dos horas semanales, pero estas materias se imparten en todos los cursos de la ESO y con un horario sustancialmente ampliado en las comunidades autónomas. Las horas mínimas de cada materia las establece el ministerio en el real decreto de enseñanzas mínimas.

Cabe pensar, sin embargo, que otras materias, que ya no se impartirán todos los cursos de la ESO como ocurría antes -música, la plástica y la tecnología, previsiblemente- cedan terreno para incorporar esta otra materia.

Se prevé que sean los profesores tutores los que enseñen esta asignatura en primaria y los de historia y filosofía en secundaria. Éstos últimos son los que tradicionalmente se han encargado de la asignatura de ética, que, con contenidos similares a los de educación para la ciudadanía, seguirá impartiéndose en el último curso de la educación secundaria obligatoria. Entre los contenidos de educación para la ciudadanía recogidos en el borrador para la secundaria se recoge la educación para la igualdad entre hombres y mujeres con una "valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sexistas". También se hablará del "respeto a las opciones laicas o religiosas de los ciudadanos y de la "conquista de los derechos de las mujeres"; la convivencia entre culturas, el racismo, la violencia y el diálogo como solución a los conflictos así como el consumo racional son parte de los contenidos a estudiar.

Temas, todos ellos, en los que se insiste en 4º de ESO, cuando se estudie educación ético-cívica, un curso en el que se pretende que los alumnos adquieran conocimientos democráticos, valores constitucionales y de participación ciudadana. A esta edad, la igualdad entre sexos se aborda con más detalle a través del estudio de la nueva ley integral contra la violencia de género y de las causas y factores que conducen a la discriminación de las mujeres.

Lo que se ha perdido respecto a un borrador inicial que planteó el anterior gabinete de Educación, es el patriotismo constitucional, como principio básico de la asignatura. Tampoco aparecen ahora los contenidos sobre bioética o de modificación genética que se recogían entonces, ni tan detalladas menciones a las distintas religiones y sus características.

El Ministerio ha recordado en ocasiones que no es original que la educación en valores se concentre en una asignatura. Hay ejemplos, dicen, en países como Finlandia, Dinamarca, Suecia o Francia, que, además de una asignatura tienen estos contenidos en todo el programa escolar.

La nueva asignatura nace, sin embargo, sin el apoyo del principal grupo de la oposición, que considera que servirá para "adoctrinar" y que, en ocasiones la han comparado con la antigua materia franquista de formación del espíritu nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de junio de 2006