Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los investigadores tendrán excedencia para desarrollar proyectos fuera de la universidad

La ley permitirá que se marchen cinco años a empresas públicas o privadas sin perder la plaza

Madrid

La Ley Orgánica de Universidades (LOU) establecerá excedencias de hasta cinco años para que los investigadores de las universidades puedan desarrollar sus propios proyectos en empresas públicas o privadas sin tener que perder su plaza en la universidad. Ésta es una de las novedades que el Gobierno ha incorporado al texto de la nueva norma con la que se reformará la Ley Orgánica de Universidades (LOU). Esta norma fue aprobada en septiembre de 2001 con los votos del PP, CiU y Coalición Canaria, y con la oposición de los rectores y buena parte de los profesores y los estudiantes.

La ministra de Educación, Mercedes Cabrera, expondrá hoy ante la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados algunos de los cambios que el Ejecutivo incorporará al texto de esta reforma. El nuevo borrador del proyecto de ley orgánica será presentado el próximo lunes a las comunidades autónomas y a los rectores en la reunión del Consejo de Coordinación Universitaria.

En las universidades españolas hay alrededor de 52.000 profesionales que se dedican a la investigación y los proyectos que se hacen en estas instituciones de educación superior públicas y privadas representan algo más de la mitad de los que se realizan en España.

Las universidades se han quejado en numerosas ocasiones de las dificultades que existen para facilitar la transferencia de la tecnología fuera de ellas. El investigador o el equipo de investigación que trabaja en un proyecto, a pesar de ser el que más sabe del tema estudiado, no es casi nunca el que luego lo desarrolla en las empresas. Un ejemplo sería el de un equipo de farmacéuticos que da con el proceso para producir el principio activo de un medicamento. Con la aprobación de la reforma de la LOU, en vez de registrarlo y vender la patente a una empresa que lo desarrolle, esos investigadores podrán incorporarse a una empresa para desarrollarlo ellos o bien crear una sin renunciar de forma definitiva a dedicarse a la investigación.

Mayor autonomía

El último borrador de la LOU, presentado el pasado 28 de octubre por el anterior equipo del Ministerio de Educación no desvelaba quién decidirá los miembros de los tribunales que elegirán a los profesores titulares y catedráticos, si cada universidad o el Consejo de Coordinación Universitaria (dejaba abiertas las dos opciones), ni tampoco el sistema de elección del rector (bien por sufragio universal, por ejemplo, o bien mediante los votos del claustro, como se hacía tradicionalmente). El nuevo texto sí lo define y otorga ambas competencias a cada universidad, que establecerá ambos sistemas en sus estatutos.

Otra de las novedades que se prevé incorporar a la LOU es la creación de un foro específico para tratar cuestiones universitarias entre el Ministerio de Educación y las comunidades autónomas para estrechar las relaciones sobre asuntos de educación superior. Será una conferencia sectorial en la que se reunirán periódicamente los consejeros de Universidades (en muchas comunidades, éstos son los propios consejeros de Educación) con los representantes del Ministerio de Educación.La reforma de la LOU pretende, según se desprende del texto, potenciar la autonomía universitaria para que las universidades no estén sometidas a un modelo uniforme de organización de tal forma que puedan diseñar su propio modelo y un perfil académico concreto, volcado en las ciencias, por ejemplo, o con un carácter más humanístico.

Para esta reforma universitaria se tratará de alcanzar el mayor grado de consenso posible, algo que ya anunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, semanas atrás, quien también se refirió a la autonomía de las universidades, la modernización de los estudios y la adaptación de los títulos al espacio común europeo. Zapatero insistió en que la investigación universitaria estaría acorde con el momento económico que vive el país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 2006