La Generalitat diseña un plan contra la inflación que incluye la creación de un segundo Mercabarna

El Ejecutivo autónomo pondrá en marcha un programa de 39 medidas en el plazo de un año

La Generalitat presentó ayer un plan de choque para combatir la diferencia de inflación en Cataluña -con España y, sobre todo, con la UE-, que en los últimos 10 años ha sido uno de los grandes lastres de la economía. Los cuatro consejeros económicos del Gobierno autónomo, encabezados por el titular de Economía y Finanzas, Antoni Castells, explicaron las 39 medidas del programa antiinflacionista, que presenta novedades como limitar la revisión anual de las tasas a un máximo del 2% (frente al 3% de los últimos años) e incluye la creación de un segundo Mercabarna en el área metropolitana de Barcelona ante la saturación actual "y para abaratar los costes de distribución y logísticos".

La inflación se ha cebado en los últimos años especialmente en Cataluña: la diferencia en el crecimiento de los precios que presentan la economía catalana y la española supera los 0,3 puntos anuales desde 1995 y es de 0,9 puntos con respecto a la Unión Europea. Eso supone pérdida de poder adquisitivo para los asalariados y dificultades para las empresas para exportar, al ser menos competitivas.

Para atajar el problema, el Ejecutivo autónomo presentó ayer un amplio abanico de medidas y, consciente de la provisionalidad de la situación política, expresó su voluntad de lograr el "mayor consenso posible". Sin embargo, CiU consideró que las medidas -celebradas por UGT y CC OO, pese al "escepticismo" sobre su éxito de este último sindicato- son "insuficientes" y "llegan tarde".

Acompañado por el consejero de Trabajo, Jordi Valls; el titular de Comercio, Turismo y Consumo, Josep Huguet, y el de Agricultura, Jordi W. Carnes, Castells no escondió ayer que el ámbito de actuación de la Generalitat "es muy limitado", con la política monetaria en manos del Banco Central Europeo y mercados como el laboral y el de la energía controlados por el Gobierno central. Aun así, atribuyó "cierta capacidad de influencia" a la Generalitat en la mejora de la productividad y la competencia". El plan se aplicará dentro de un año. Su impacto se verá a largo plazo.

Pese a la polémica suscitada hace casi un año por un estudio encargado por Economía que relacionaba la diferencia de inflación, entre otras cuestiones, con la atomizada estructura comercial de Cataluña, ayer tanto Castells como Huguet desvincularon del encarecimiento de los precios del actual modelo de comercio urbano.

El plan se basa, en esencia, en mejorar la autodisciplina del sector público y "la eficiencia y la transparencia de algunos mercados de bienes y servicios" , vía reformas estructurales. Destacan el objetivo de limitar la revisión anual de las tasas públicas al 2%, la publicación semestral de los precios de la alimentación por formatos y de los márgenes del sector de la distribución, descuentos selectivos en los peajes y un sistema de avales del Ejecutivo catalán para cubrir riesgos de incumplimiento por parte del arrendatario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El plan incorpora, además, una novedad con visos de resultar controvertida: la creación de un segundo mercado mayorista alimentario. Este Mercabarna 2 perseguiría "absorber el actual exceso de demanda y reducir los costes de transporte", según Carnes. "La propuesta debe ser coelaborada con los agentes implicados", reza el texto del plan, pese a que un portavoz de Mercabarna aseguró que esta entidad "no ha recibido ninguna consulta" del Ejecutivo. Éstas son las principales medidas:

- Administración. Se impulsarán auditorías para mejorar la eficiencia en los trámites y procedimientos, y una nueva ley del sector público. Se crea un registro completo de subvenciones.

- Competencia. Se reformarán los órganos de defensa de la competencia, con prioridad para analizar sectores con más incidencia sobre la inflación. Se pondrá en marcha un código de buenas prácticas de uso de la figura de la concesión.

- Trámites para empresas. Las tasas subirán un máximo del 2%. Se evaluará el impacto de las novedades legislativas sobre los costes y los precios. A corto plazo, se iniciarán los servicios de la ventanilla única empresarial.

- Defensa del consumidor. Se reforzará la Agencia Catalana del Consumo. Se subvencionará a las organizaciones de consumidores para difundir listas de precios en sectores inflacionistas.

- Mercado de bienes. Se crearán grupos de trabajo para incidir en la formación de precios de la fruta fresca y el sector bovino. Se impulsará Mercabarna 2.

- Formación. Se garantiza la plena gratuidad de las enseñanzas básicas objeto de concierto y se amplía la oferta pública de formación en música e idiomas.

- Sanidad. Se generalizará la receta electrónica.

- Transporte. Ayudas para renovar la flota de vehículos de servicio público y privado. Ayudas a la creación de centrales de compras de transportistas. Descuentos en los peajes para vehículos no contaminantes y con más de un pasajero y asociaciones de transportistas.

- Vivienda. Sistema de avales públicos para promover el alquiler. Medidas para movilizar el parque de viviendas desocupadas.

- Energía. Medidas de ahorro y eficiencia del plan de la energía.

- Estadística. Cambios en el IPC con factores correctores por calidad en los servicios.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS