Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un test genético aporta nuevas claves para tratar la hepatitis C

La empresa Celera Genomics ha anunciado una prueba genética que podría ayudar a predecir qué pacientes con hepatitis C acabarán sufriendo cirrosis y, por tanto, están más necesitados de tratamiento. La prueba, que observa las variaciones de siete genes, representa un paso más hacia la medicina personalizada, en la que los tratamientos se adaptan a los pacientes. Diversas empresas están vendiendo o desarrollando pruebas de ese tipo para la detección precoz de cáncer, el seguimiento de los trasplantes de corazón, y la elección del fármaco más adecuado para tratar el cáncer, el sida o las enfermedades cardiacas.

En el caso de la hepatitis C, la terapia es cara y puede causar fatiga grave, fiebre, depresión y otros efectos secundarios. Aunque existe controversia sobre este tema, se ha calculado que sólo el 20% de los infectados de forma crónica por el virus desarrollarán cirrosis, una fibrosis grave que puede conducir a insuficiencia hepática y cáncer de hígado. Pero no ha sido posible predecir qué pacientes corren más riesgo. La nueva prueba de Celera está pensada para calcular las probabilidades de cada paciente.

"Las actuales terapias para tratar la hepatitis C son muy nocivas", afirma Scott L. Friedman, jefe de enfermedades hepáticas de la Escuela de Medicina Mount Sinai, de Nueva York, que ha colaborado con Celera en el desarrollo de la prueba. "Una de las decisiones duras a las que tienen que enfrentarse los médicos es a quién deben tratar con los actuales antivirales y quiénes se pueden permitir esperar".

En la actualidad, el tratamiento de la hepatitis supone inyecciones semanales de interferón alfa durante periodos que van desde varios meses a más de un año. Pero muchas personas pueden vivir con el virus durante décadas sin requerir tratamiento. Aunque un test como el que anuncia Celera sería muy útil, algunos especialistas de EE UU creen que todavía es pronto para saber si la prueba realmente funcionará.

.

© The New York Times

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de mayo de 2006