Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Corrupción en Marbella

El Consejo de Ministros inicia el trámite para que una comisión gestora gobierne en Marbella

El Ejecutivo pide un informe al Consejo de Estado sobre la convocatoria de elecciones anticipadas

El Consejo de Ministros inició ayer el trámite para disolver el Ayuntamiento de Marbella (Málaga) y proceder a la creación de una comisión gestora que lo gobierne. La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, alegó, tras el Consejo de Ministros extraordinario, celebrado por la mañana, que la decisión se tomó por la gestión "gravemente dañosa para los intereses generales" mantenida por el Gobierno municipal, encabezado por Marisol Yagüe. El Ejecutivo ha solicitado un informe al Consejo de Estado, con carácter urgente, para evitar recelos por parte del PP.

El Gobierno de la Junta de Andalucía se reunió a las 9.30 para pedir al Consejo de Ministros, que se reunió a las 11 de la mañana, la disolución de la corporación municipal de Marbella, siguiendo la vía que marcan los artículos 61 y 183 de la Ley de Bases de Régimen Local y de la Ley de Régimen Electoral, respectivamente.

El Consejo de Ministros reclamó ayer mismo al pleno del Senado y a la Comisión Nacional de Administración Local que se pronuncien antes del viernes sobre el asunto, de modo que el próximo Consejo de Ministros ordinario pueda aprobar la disolución del Ayuntamiento marbellí.

La vicepresidenta primera insistió en que no es posible convocar elecciones en el Ayuntamiento de Marbella, como pretende el PP, ya que la ley establece que no pueden celebrarse si el mandato del nuevo consistorio va a ser inferior a un año. Dados los plazos del procedimiento electoral, la constitución del ayuntamiento -entre 75 y 95 días desde la convocatoria- y la fecha prevista de las elecciones municipales en toda España -27 de mayo de 2007-, el Gobierno entiende que esa opción no es posible, por lo que será necesario recurrir a la creación de una comisión gestora, nombrada por la Diputación, que se haría cargo de la administración hasta los nuevos comicios. Por otra parte, el fiscal jefe Anticorrupción, Antonio Salinas, manifestó ayer en relación con el caso de corrupción destapado en Marbella: "Ha habido muchos casos como éste y la Fiscalía Anticorrupción está acostumbrada a trabajar con entramados de sociedades instrumentales. O sea, que no hay ningún peligro de que la investigación se dilate", dijo.

Salinas significó que era vox pópuli que en Marbella había un "sustrato sospechoso" de corrupción "como mínimo" y admitió que quizá haya habido un deficiente control administrativo y judicial, en el que se incluye su fiscalía. El jefe Anticorrupción hizo estas manifestaciones en la toma de posesión de tres nuevos fiscales de Sala del Tribunal Supremo: el fiscal jefe de Medio Ambiente, Antonio Vercher; el de Siniestralidad Laboral, Juan Manuel de Oña, y la fiscal jefe de lo Social, Pilar Barrero Juan. Al acto asistió la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, quien se congratuló de la creación de la nueva fiscalía: "Sabemos que existe una enorme impunidad en nuestro país hacia el cumplimiento de las normas tanto medioambientales como urbanísticas. Esta fiscalía redundará en la calidad de vida de todos los ciudadanos", dijo Narbona.

El Abogado del Estado, Joaquín de Fuentes Bardají, consideró ayer que existen razones suficientes para disolver el Ayuntamiento de Marbella y estimó que no hay plazo suficiente para convocar unas elecciones parciales en ese municipio, tal y como sostiene el Gobierno, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de abril de 2006