Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de Euskadi

ETA: "Alto el fuego permanente"

ETA declaró ayer "un alto el fuego permanente" que entrará en vigor a partir de mañana. La banda terrorista, cuya actividad criminal en España dura ya 38 años con 817 asesinatos, anunció su decisión a través de un vídeo remitido a la televisión pública vasca. En la grabación, una terrorista encapuchada, escoltada por otros dos miembros de ETA, lee un comunicado en euskera y en castellano donde explica las intenciones de la banda: "El objetivo de esta decisión es impulsar un proceso democrático en Euskal Herria para construir un nuevo marco en el que sean reconocidos los derechos que como pueblo nos corresponden y asegurando de cara al futuro la posibilidad de desarrollo de todas las opciones políticas".

Rajoy: "Es una pausa. No es una renuncia a la actividad criminal, nos impone las condiciones de siempre"

Jacques Chirac: "Se abre una gran esperanza para España". Tony Blair: "Damos la bienvenida a la declaración"

Zapatero: "El deseo del Gobierno es contar con todas las fuerzas políticas. Confío en que nos una la esperanza"

El fiscal general del Estado pide una reflexión serena ante el anuncio de la banda

Ibarretxe: "Pido a ETA que no frustre nunca más la ilusión de paz de la sociedad vasca"

Pasada la una de la madrugada, la edición digital del diario Gara publicó un segundo comunicado en el que ETA declara que "es tiempo de compromisos" y muestra "su deseo y voluntad de que el proceso abierto llegue hasta el final".

En el video difundido por la televisión vasca, los tres terroristas están sentados y usan chapela y capuchas blancas. En la mesa se ve un escudo de Euskal Herria con emblemas de las tres provincias de Euskadi, de Navarra y de las tres provincias del País Vasco francés, los siete territorios que los etarras han querido siempre unificar bajo un único país independiente de España y de Francia. Las fuerzas de seguridad creen que la lectora del comunicado es Ainhoa Ozaeta Mendikute, muy próxima a Josu Ternera y que fue miembro de la Mesa Nacional de HB, aunque barajan otras candidatas.

La tregua permanente de ETA llega tras un periodo de 1.028 días sin muertos en atentado. La organización terrorista hace un "llamamiento a las autoridades de España y Francia para que respondan de manera positiva a la nueva situación, dejando a un lado la represión" y muestra su deseo "de que el proceso abierto llegue al final (...) construyendo una paz basada en la justicia".

En los últimos meses, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha insistido en su esperanza de lograr el fin de la violencia en Euskadi. Y para ello ha trasladado a la opinión pública algunos pronunciamientos favorables al diálogo con los terroristas: "Si quienes tienen que dar un paso, lo dan, es decir, ETA, la democracia sabrá dar los pasos necesarios para que la paz sea definitiva en Euskadi y en España", declaró en junio de 2005. A finales de ese año, insistió: "Tengo la confianza de que veremos el fin del terrorismo de ETA. Si hay una oportunidad para llegar a la paz, intentaré que se convierta en realidad".

El comunicado que difundieron los terroristas no cita la reivindicación territorial habitual en los manifiestos de ETA -un País Vasco de siete provincias- y respecto al derecho de autodeterminación, tampoco lo señala expresamente sino que utiliza la siguiente fórmula: "La decisión que los ciudadanos vascos adoptemos sobre nuestro futuro deberá ser respetada".

La declaración de "alto el fuego permanente"es más moderada que el comunicado de tregua indefinida del 16 de septiembre de 1998, cuando gobernaba el PP. El Gobierno de José María Aznar aceptó meses después una reunión en Zúrich (Suiza) para dialogar con los representantes de ETA.

En aquella declaración de hace casi ocho años que precedió a la tregua más duradera en la historia de la organización terrorista, se reclamaba la independencia, la expulsión del Ejército del País Vasco y la creación de una institución única y soberana que acogiera en su seno a Euskadi, Navarra y las tres provincias vascofrancesas.

En ese comunicado, ETA acusaba a las "fuerzas imperialistas" de Francia y España de tener "sojuzgados a los vascos". El mensaje difundido ayer no tiene el tono acusatorio del de 1999. Distintas fuentes aseguraron a este periódico que el Gobierno socialista tenía conocimiento previo de la orientación del comunicado de ETA.

Zapatero recibió el anuncio de los terroristas con "prudencia y cautela" y pidió la unidad de todas las fuerzas políticas "ante un proceso largo y difícil". El jefe del Ejecutivo, que recibió cuatro meses después de llegar a La Moncloa una carta de ETA en la que solicitaba abrir un contacto con el Gobierno, anunció ayer que se tomará un tiempo para analizar "si se dan las condiciones para comparecer en el pleno del Congreso y pedir el aval ante un posible diálogo" con los terroristas.

La resolución aprobada en mayo de 2005 en las Cortes, con el único voto en contra del PP, señalaba que para abrir un diálogo con los terroristas se tendría que constatar "una clara voluntad de poner fin a la violencia y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción". Y sobre el diálogo, la moción del Congreso defendía "el principio democrático irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverse únicamente a través de los representantes legítimos de la voluntad popular. La violencia no tiene precio político y la democracia española nunca aceptará el chantaje de la violencia".

El líder del PP, Mariano Rajoy, fue avisado por el presidente del Gobierno del comunicado de ETA. Zapatero le llamó por la mañana para emplazarle a una reunión. Se celebrará en La Moncloa el próximo martes, día 28, a las 11 de la mañana. Ayer, Rajoy se despidió de Zapatero deseándole suerte. Por la tarde, en la sesión de control del Congreso, el presidente del Gobierno garantizó al líder del PP que su actitud a partir de ahora respecto a este partido será de "máxima colaboración e información" en relación con el proceso para alcanzar la paz en Euskadi.

El presidente del PP leyó un comunicado al mediodía donde expresó su escepticismo respecto a las intenciones de los terroristas: "Este alto el fuego que ahora se nos anuncia es una pausa, no es una renuncia a la actividad criminal. Supone reafirmar su voluntad de seguir existiendo, no se arrepiente de nada y no pide perdón a las víctimas del terrorismo". Por la tarde, Rajoy ofreció a Zapatero su apoyo siempre que no se pague un precio político a ETA y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y el Poder Judicial sigan funcionando contra los terroristas.

El presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, aseguró que la Justicia va a seguir actuando contra ETA como si nada hubiera pasado. Mientras tanto, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, reunirá a los fiscales de la Audiencia Nacional ante la nueva situación. "Hay que hacer una reflexión serena tras el anuncio de tregua", declaró en relación con la vistilla que tendrá lugar mañana para decidir si Arnaldo Otegi, líder de Batasuna, ingresa en la cárcel. La fiscalía había anunciado, antes de conocer la tregua de ETA, que iba a solicitar prisión incondicional para Otegi.

Batasuna calificó la declaración de "aportación valiente y comprometida" para construir un escenario de soluciones. Y añadió que ahora el PSOE, partido que gobierna en España, y la UMP (Unión por un Movimiento Popular), mayoría gubernamental francesa del primer ministro Dominique de Villepin, deben "desactivar todas las medidas represivas y de condicionamiento de la actividad política".

Las víctimas de los atentados de ETA reaccionaron divididas al anuncio del alto el fuego permanente. Mientras la mayoritaria Asociación de Víctimas del Terrorismo rechazó la declaración "ante la evidencia de que se trata de una nueva trampa de los asesinos para conseguir objetivos políticos", la asociación de víctimas de Galicia consideró "positivo" el comunicado de ETA, y la viuda de Fernando Buesa, dirigente socialista asesinado por los terroristas, pidió la unidad de todos los partidos políticos para apoyar al Gobierno ante la nueva situación.

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, calificó el de ayer como "día histórico" para Euskadi y emplazó a ETA a "no frustrar nunca más la ilusión de paz de la sociedad vasca". Ibarretxe consideró "un enorme alivio" la declaración de alto el fuego y pidió a todas las fuerzas políticas que trabajen para hacer que sea "universal e irreversible" el proceso de paz.

En el País Vasco, todos los partidos se felicitaron por la decisión de los terroristas, salvo el PP. María San Gil, líder de los populares, declaró: "Zapatero necesita que ETA le dé argumentos para seguir defendiendo lo que está defendiendo y ETA necesita que Zapatero siga en La Moncloa...".

Los empresarios vascos, que han sido los que más han sufrido los ataques y la extorsión de los terroristas en los últimos tiempos, manifestaron ayer su deseo de que la declaración de ETA signifique "un punto de no retorno". La patronal Confebask se mostró esperanzada en que el abandono permanente de las armas "implique el cese inmediato de todas las formas de violencia, extorsión y amenaza".

Europa recibió con esperanza la declaración de la organización terrorista. El presidente francés, Jacques Chirac, consideró que la decisión de ETA "abre una gran esperanza para España y para la lucha antiterrorista". El Ejecutivo francés expresó su deseo de que "la paz pueda triunfar realmente" y se negó a comentar la parte del comunicado de los terroristas que se refería expresamente a Francia.

El primer ministro británico, Tony Blair, señaló a través de su portavoz oficial: "Damos la bienvenida a la declaración de ETA y esperamos poder comprobar que se pone en práctica y que se cumplen los compromisos contraídos en su declaración". Gerry Adams, líder del Sinn Fein, que lideró el movimiento para convencer al IRA de que abandonara las armas, consideró que el anuncio de ETA supone "un empuje al proceso de resolución del conflicto" y pidió al Gobierno español que intervenga "de forma inmediata para detener el juicio político contra los líderes de Batasuna, incluyendo a Arnaldo Otegi".

El ministro de Defensa, José Bono, interpretó de manera positiva el uso de la expresión "alto el fuego" en lugar de "tregua" y lo comparó con la terminología usada por el IRA al dejar la violencia.El 31 de agosto de 1994, el IRA anunció así su abandono de las armas: "Reconociendo el potencial que representa la situación actual y con objeto de hacer avanzar el proceso democrático de paz, el IRA llama a un alto el fuego desde la medianoche del miércoles 31 de agosto. Será un cese completo de las operaciones militares que ha sido transmitido a todas nuestras unidades".

Fuentes del Gobierno recuerdan que en la etapa que ahora se abre, la clave principal será la negociación entre el Ejecutivo central y la banda terrorista ETA sobre cuestiones que no afecten a asuntos políticos. Esas cuestiones, que podrán ser negociadas, tienen que ver fundamentalmente con la situación de los presos de ETA. Hasta ayer había en las cárceles españolas 499 presos de la organización terrorista.

En la última tregua de ETA, declarada el 18 de septiembre de 1998, había en las prisiones 535 etarras. Cuando ETA volvió a matar, el 3 de diciembre de 1999, los presos de la banda que quedaban en las cárceles eran sólo 380. Durante esa etapa, el Ejecutivo de José María Aznar, con el apoyo del Congreso de los Diputados, aprobó el acercamiento de presos etarras a Euskadi. Desde el final de esa tregua y hasta el 30 de mayo de 2003, fecha del último atentado mortal etarra, la banda ha matado a 46 personas.

El Gobierno confía en que el proceso que ahora se inicia tenga mayores garantías que los anteriores. Esta confianza se basa en la separación de la negociación política sobre el futuro de Euskadi, que corresponderá a los partidos, del diálogo que el Ejecutivo socialista mantendrá con la banda terrorista, limitado preferentemente al futuro de los presos de ETA.

El origen del proceso que ha conducido a la declaración del alto el fuego se remonta al año 2002, cuando el presidente del Partido Socialista de Euskadi, Jesús Eguiguren, inició conversaciones con el líder de Batasuna, Arnaldo Otegi. Dichas conversaciones, que el PSOE siempre ha negado públicamente, han intentado fijar las bases para arrancar el proceso de conversaciones políticas si ETA dejaba las armas.

Pasada la una de la madrugada, ETA difundió un nuevo comunicado a través de la edición digital del diario Gara. El comunicado especifica que el alto en fuego comienza a las cero horas del 24 de marzo, es decir, esta madrugada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de marzo de 2006