Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:UNIVERSIDAD

Un bilingüismo en alza

La presencia del euskera en la UPV crece de forma constante. Cuatro estudiantes comentan el porqué de sus elecciones lingüísticas

El bilingüismo en la Universidad del País Vasco (UPV) va dejando cada año el terreno de los grandes objetivos para adentrarse con ritmo constante en el campo de los hechos consumados. En el cuarto de siglo de historia de la universidad pública, la presencia del euskera ha vivido una transformación innegable, efecto en buena medida de su rápida e intensiva extensión en las etapas precedentes del sistema educativo. El progresivo aumento en estos años de la oferta y la demanda de aprendizaje en lengua vasca en Primaria y Secundaria se ha materializado también en la enseñanza superior, que ha debido asumir un proceso nada sencillo de adaptación de sus titulaciones y, sobre todo, de sus docentes, en su gran mayoría castellanohablantes, a una nueva realidad.

Un recorrido por cualquiera de los campus de la UPV, por sus aulas y despachos, pero también por sus cafeterías y paradas de autobús, permite comprobar una convivencia, cada vez en mayor nivel de igualdad, entre el castellano y el euskera. Sin embargo, ni la situación es homogénea en todas las titulaciones ni la correspondencia con la demanda del alumnado euskaldun es total. No resulta fácil modelar una entidad con las dimensiones, la inercia y la precariedad de medios de la UPV a la transformación que representa la casi duplicación, en diez años, del número de alumnos que afronta la prueba de acceso a la universidad en euskera. Ese porcentaje ha crecido del 27% en 1995 al 50% en 2004.

En cambio, el porcentaje de alumnos de nuevo ingreso que eligen estudiar en lengua vasca ha crecido en ese mismo periodo de un 22% en 1995 a un 40% hace dos años. La diferencia de diez puntos entre los alumnos que terminan la etapa preuniversitaria en euskera y los que comienzan su periodo universitario refleja un desfase que se agudiza en las titulaciones vinculadas con las enseñanzas técnicas (un 31% de los alumnos de primer curso elige estudiar en euskera) y las ciencias de la salud (32%). En cambio, en humanidades el porcentaje se acerca a la media general (41% de opción por el euskera), que se ve superada en ciencias sociales y jurídicas (45%) y ciencias experimentales (48%).

La adecuación pasa por un nuevo impulso al proceso de euskaldunización del profesorado tras los buenos resultados de los dos planes de normalización lingüística desarrollados hasta ahora. El rector, Juan Ignacio Pérez, autor del segundo de estos programas cuando ocupaba el cargo de vicerrector de Euskera con Pello Salaburu, ya ha dejado claro en más de una ocasión su deseo de aumentar el número de docentes bilingües. Los cerca de 1.300 profesores capacitados para impartir sus materias en castellano y euskera representan el 31% del total, una proporción inferior, también en diez puntos, a la demanda de enseñanza en euskera.

El presente y el futuro del bilingüismo en la UPV no son sólo cifras, sino también las experiencias e ilusiones de los estudiantes que, en castellano o en euskera, se hallan ya a sus puertas o les queda apenas un paso para concluir su vida universitaria. Estos son cuatro ejemplos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de enero de 2006