Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interés por el mercado español

Resulta llamativo el interés por el mercado español. "Es que España es el país más rico del mundo", bromea José María Gandía, "los alemanes miran el bolsillo cuando se anuncia una crisis a medio plazo pero aquí nadie deja de gastar hasta que el problema está encima".

El consumo mundial de vino se ha estabilizado. Los estadounidenses y los chilenos, por un lado, y los australianos y neozelandeses, por otro, han consolidado nuevos frentes de competencia. En Australia no tienen respeto a las tradiciones, si hace falta que un vino tenga sabor a madera lo mezclan con virutas de roble y "lo que se ahorran en costes lo invierten en marketing, son muy agresivos".

Gandía ha recorrido "millones de kilómetros" para vender sus vinos por todo el mundo. Ahora, con 65 años, todavía aspira a introducirse "en el mercado francés, que es como vender neveras a los esquimales". Y celebra el éxito del cambio de estrategia hacia el valor añadido. "En los dos últimos años apenas ha variado la producción, pero sí se ha movido la cuenta de resultados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 2006