Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anish Kapoor resume en 'Mi patria roja' su concepción del arte

El artista expone también ocho esculturas y seis pinturas en el CAC de Málaga

Un brazo de acero de seis metros con forma de martillo y movido por un motor hidráulico da una vuelta cada hora sobre una masa de 25 toneladas de cera y vaselina coloreada en rojo. En su lentísimo movimiento circular, el rodillo arrastra y deforma la materia generando un redondel rojo que se crea y se destruye a un ritmo geológico, imperceptible pero inexorable. Se trata de My red homeland (Mi patria roja), la instalación central de la exposición que el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga dedica hasta el 30 de abril al escultor británico de origen indio Anish Kapoor (Bombay, 1954), uno de los artistas plásticos más influyentes de su generación. La enorme pieza, creada en 2003, y que antes pasó por la Kunsthaus de Bregenz (Austria) y el MAC Grand Hornu (Bélgica), viene acompañada por una selección de ocho esculturas y seis pinturas. Con las obras presentadas ayer, Kapoor regresa a sus primeras obsesiones artísticas que tienen que ver con el color, la forma y la textura de los materiales con los que trabaja. "La historia de la escultura es la historia del material", asegura. Sobre la contundencia de sus obras, declara: "No busco la armonía en la liviandad. La armonía puede ser algo agresivo y lo espiritual está unido a lo agresivo". Aunque el potente color rojo que domina la exposición recuerda a los pigmentos de su país natal y la exposición hace referencia a una "patria", Kapoor asegura que My red homeland "no tiene nada que ver con India".

El escultor sostiene que la denominación de la obra tiene más que ver con la "patria del ser desde el punto de vista personal y artístico que geográfico", y que el color rojo encarna "el color del interior". "El rojo es un color central por excelencia en el arte abstracto, que no es más que el arte del interior, de lo espiritual", afirmó Kapoor, que ha recibido el Premio Duemila de la Bienal de Venecia de 1990 y el Premio Turner en 1991, entre otros galardones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de enero de 2006