Diez pacientes inician un ensayo de tratamiento con 'cannabis'

Diez enfermos (cuatro oncológicos, tres con sida y tres con esclerosis múltiple), han sido seleccionados para recibir tratamiento con extracto de marihuana con el fin de comprobar el poder terapéutico de esta planta. Cuatro de los pacientes empezaron el tratamiento el pasado 10 de diciembre, mientras que los seis restantes lo iniciarán en los próximos días. Ellos son los primeros del plan pionero que la Generalitat de Cataluña realizará durante un año, con un total de 600 enfermos.

El objetivo es probar si el cannabis mitiga los vómitos y las náuseas causadas por la quimioterapia en enfermos de cáncer, o si alivia el dolor neuropático y la espasticidad (contractura muscular permanente) en las personas afectadas de esclerosis múltiple. También se pretende investigar si el cannabis aumenta el apetito a enfermos de sida con anorexia sin incrementar la carga viral.

Más información

Uno de los requisitos que deben cumplir los enfermos que participan en la experiencia es que no hayan respondido a los tratamientos convencionales para contrarrestar los síntomas citados.

Aerosol sublingual

Los pacientes han sido seleccionados por médicos del hospital Vall d'Hebron de Barcelona, en cuyo servicio de Farmacia se les suministra el aerosol sublingual Sativex, que se ha importado de Canadá, donde este producto está autorizado para el dolor neuropático propio de la esclerosis múltiple. Rafael Manzanera, director de Recursos Sanitarios del Departamento de Salud de la Generalitat, explicó ayer que los pacientes seleccionados toman diariamente las dosis del aerosol indicadas por su médico. Se trata de un extracto de marihuana que contiene sus más de principios activos y, al principio, las dosis prescritas a cada paciente por su facultativo son bajas, aunque pueden ser aumentadas en función de los efectos obtenidos.

"Cada enfermo posee un librillo en el que va anotando su estado y los posibles efectos adversos en función de las tomas del fármaco. La valoración subjetiva del paciente es muy importante, pero también se tendrá en cuenta, a la hora de analizar los resultados de la investigación, las valoraciones de los facultativos y de los farmacéuticos que siguen a los enfermos", explica Manzanera.

Un total de 60 farmacias participan en el plan piloto. El papel del farmacéutico es importante porque aconseja al enfermo sobre la forma de aplicarse el aerosol y sobre la adecuación de las dosis, que son distintas para cada paciente, en función de su patología o de su gravedad.

Aunque los diez primeros pacientes pertenecen al Hospital Vall d'Hebron, en las próximas semanas se irán incorporando enfermos de los cuatro centros hospitalarios restantes del área de Barcelona que también participan en la experiencia.

El uso terapéutico del cannabis sólo está autorizado en Holanda y en Canadá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 03 de enero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50