Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE EUROPA

La Eurocámara investigará las cárceles de la CIA

Polémica en el Parlamento alemán por el secuestro de un ciudadano de origen árabe

El Parlamento Europeo acordó ayer crear una comisión para investigar la supuesta existencia de cárceles secretas de la CIA en suelo europeo y el sobrevuelo de aviones estadounidenses cargados de presuntos terroristas, según decidió ayer la conferencia de presidentes de la Eurocámara. En Alemania, el ministro de Asuntos Exteriores, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, calificó de "infame" la acusación de que organismos alemanes hayan estado implicados en el secuestro del ciudadano alemán de origen libanés Khaled Al Masri.

El presidente de la Eurocámara, Josep Borrell, y los de los grupos políticos defendieron la creación de una comisión temporal, con menos atribuciones que la ordinaria y de menor duración. En cualquier caso, habrá que esperar hasta enero, mes en el que los presidentes deberán presentar en enero una propuesta sobre la composición y el mandato de la comisión que investigará las supuestas cárceles de la CIA.

El pleno del Parlamento votará mañana una resolución que expresa "la preocupación por lo que está pasando" y se pide la puesta en marcha de una investigación temporal, según fuentes parlamentarias. El vicepresidente de la Comisión, Franco Frattini, que participó ayer en el debate, dijo que en primer lugar hay que encontrar pruebas de esas actividades.

El caso del ciudadano alemán Al Masri es uno de los más emblemáticos: policías macedonios le detuvieron la Nochevieja de 2003 en la frontera con Serbia, lo retuvieron 23 días en un hotel en la capital Skopje y después lo entregaron a la CIA, que lo transportó y mantuvo preso hasta finales de mayo en Afganistán. Al Masri demandó a la CIA por el secuestro y denunció haber sido interrogado en Afganistán por un alemán que se ocultaba bajo el nombre de Sam.

Berlín vivió ayer un día de intensa actividad parlamentaria. Sesiones a puerta cerrada de las comisiones de Justicia, Interior y Asuntos Exteriores, más la de Control de los servicios secretos y un debate plenario de dos horas de duración. En el ojo del huracán se encuentra Steinmeier, por su anterior trabajo de jefe de la cancillería federal encargado de coordinar los servicios secretos y el ex ministro del Interior, Otto Schily.

Steinmeier negó ayer que el anterior Gobierno alemán hubiese comprado con complicidad en la lucha sucia antiterrorista la benevolencia de Washington indignado por su postura en la guerra de Irak. No obstante, dejó claro que la cooperación entre los servicios secretos es imprescindible para combatir el terrorismo y declaró que continuará la observación de "la escena islamista" con identificación de sus figuras y control de los movimientos y de sus redes de apoyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de diciembre de 2005