Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat controlará con detalle la ESO para subsanar los déficit educativos

El cambio empezará en secundaria y seguirá con primaria, formación profesional y bachillerato

El sistema educativo catalán reforzará su autocontrol y se someterá en los próximos años a un análisis profundo para diagnosticar su eficacia con el propósito de mejorar su calidad. El nuevo Plan de Evaluación del Departamento de Educación empezará sus trabajos en 2006 analizando con detalle la Educación Secundaria Obligatoria (ESO).

Los datos obtenidos con el nuevo Plan de Evaluación del Departamento de Educación se sumarán a los que ya se consiguen a través de la red de inspectores educativos. También a los informes internacionales como el PISA, que examina la educación de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y a las pruebas de competencias básicas de matemáticas sobre una muestra de alumnos en segundo, cuarto y sexto de primaria, y en segundo de ESO.

Se medirá el conocimiento en matemáticas, ciencias sociales, ciencias naturales e inglés, y la comprensión lectura, y se completará con datos sobre los valores democráticos de los alumnos y la convivencia entre ellos en colegios, institutos y escuelas .

"La evaluación es una garantía para la mejora efectiva de la educación, y el plan de evaluación quiere ser un instrumento para tomar decisiones que mejoren el sistema educativo", indicó la consejera de Educación, la republicana Marta Cid. La consejera añadió que esta actuación permitirá analizar las políticas educativas y saber si sus resultados se adecuan a las necesidades educativas y a las demandas sociales.

El objetivo de este proyecto evaluativo es diagnosticar la calidad del aprendizaje del alumnado de los diferentes centros educativos y establecer los correspondientes planes de mejora. Cid explicó que la "novedad" de esta iniciativa radica en que "se ha ordenado la información que venía por distintos caminos" y que "no se podía correlacionar porque estaba hecha con distintas muestras y representatividades".

Según el calendario previsto por el Departamento de Educación, se evaluará la ESO el próximo año, la educación primaria en 2007, los ciclos formativos de grado medio y superior (formación profesional) en 2008, y el bachillerato en 2009."Empezamos por la ESO porque es la etapa que ha experimentado más cambios sustanciales en estos últimos años y es necesaria información sobre los puntos fuertes y los débiles de los resultados obtenidos", indicó Cid. "Es donde tenemos los principales problemas", admitió.

La evaluación se aplicará principalmente a los alumnos de cuarto curso de ESO y constará de diferentes estudios. Tres de ellos indicarán en rendimiento de 1.500 alumnos de 50 centros educativos en diferentes materias, como inglés, ciencias sociales, ciencias naturales y matemáticas, además de su comprensión lectora.

Precisamente, los conocimientos de lectura, ciencias y matemáticas son evaluados por el informe PISA, el estudio que analiza la calidad de los sistemas educativos de los países de la OCDE. La última edición del informe PISA, que data de 2003, situó a España en la cola en educación, y advertía de que el 20% de los estudiantes españoles de 15 años no alcanzaba el nivel mínimo exigible en matemáticas.

También se elaborará un estudio sociolingüístico y otro que medirá el funcionamiento de los centros. Habrá investigaciones sobre la educación cívica y la integración del alumnado en la sociedad democrática, y sobre el clima escolar de los centros educativos, valorando su nivel de convivencia y de seguridad.

La mayoría de los estudios utilizarán una muestra de centros, los mismos que configuran la muestra que analiza el informe PISA. Así, los datos que saldrán en la siguiente edición del estudio, en 2006, se verán complementados con las evaluaciones que promueve el Departamento de Educación. Otras investigaciones, en cambio, se inclinarán por muestras más amplias, de hasta 500 centros escolares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de diciembre de 2005