Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE exige a Washington que aclare los vuelos y cárceles secretas de la CIA

Angela Merkel afirma que EE UU debe "tomarse en serio" las preocupaciones europeas

El ministro británico de Exteriores, Jack Straw, envió el martes una carta a su homóloga norteamericana, Condoleezza Rice, pidiéndole en nombre de la UE que "aclare" las acusaciones de que su país ha violado las leyes internacionales con la detención y transporte a cárceles secretas de numerosos sospechosos de terrorismo. Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, reclamó ayer a EE UU en su primera reunión de Gobierno una explicación en breve plazo sobre "las prisiones de la CIA y los vuelos ilegales".

También el martes, Straw recibió una carta de la organización Liberty pidiéndole que investigue las acusaciones de prensa de que EE UU ha utilizado una veintena de aeropuertos y bases militares británicos para el transporte de esos sospechosos a otros países.

La carta de Straw a Rice, muy breve, lleva fecha de 29 de noviembre y dice así: "Querida Secretaria, como Presidencia del Consejo de la Unión Europea, le escribo en nombre de la Unión Europea en relación con las informaciones de prensa que sugieren que ha habido violaciones de la ley internacional por parte de Estados Unidos en la supuesta detención y transporte de sospechosos de terrorismo en o a través de Estados miembros de la UE. Este asunto fue discutido por los ministros de Exteriores de la UE en la reunión de su Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores el 21 de noviembre".

Y añade: "Las informaciones han suscitado considerable atención parlamentaria y mediática. En consecuencia, la UE le estaría agradecida por las aclaraciones que Estados Unidos pueda darnos respecto a esos informes en la esperanza de que eso va a apaciguar las preocupaciones parlamentarias y públicas". Straw informa a Rice de que ha hecho llegar copia de la carta a sus "colegas europeos". Aunque el jefe del Foreign Office escribe en nombre de la UE y como consecuencia del debate mantenido sobre este asunto con sus colegas europeos, la petición de "aclaraciones" tiene especial relevancia porque viene de un socio particularmente leal y que hace todo lo posible por quitarle hierro al asunto.

Al menos 210 vuelos

El portavoz oficial del primer ministro británico, Tony Blair, por ejemplo, en ningún momento quiso confirmar ayer que el territorio británico ha sido utilizado para transportar presuntos terroristas a países como Egipto, Jordania, Marruecos, Afganistán, Uzbekistán y Siria. Según el diario The Guardian, ha habido al menos 210 vuelos de ese tipo desde el 11 de septiembre de 2001 a 19 aeropuertos o bases aéreas en territorio británico. La organización humanitaria Liberty ha enviado copia del artículo -publicado en septiembre pasado- al jefe del Foreign Office y a los jefes de policía de los condados afectados por los vuelos.

La canciller federal alemana, Angela Merkel, anunció ayer en Berlín que viajará a Estados Unidos el próximo 11 de enero para entrevistarse con el presidente George W. Bush. Además, la secretaria de Estado Condoleezza Rice llegará el lunes a Berlín.

Merkel no barrió debajo de la alfombra el delicado tema de los vuelos secretos de la CIA que, según informaciones periodísticas, usó aeropuertos alemanes entre los años 2002 y 2004. Tras dejar claro en su declaración de Gobierno que Europa no puede ser "un contrapeso de Estados Unidos, sino un aliado", Merkel definió con una lista de adjetivos cómo serán las relaciones transatlánticas de su Gobierno: "Estrechas, sinceras, abiertas y basadas en la confianza". En este contexto Merkel afirmó: "Confiamos en que el Gobierno americano se tome en serio la preocupación de Europa y aclare, como prometió al ministro de Exteriores [Frank Walter] Steinmeier, los recientes informes sobre presuntas cárceles de la CIA y vuelos ilegales".

En su viaje a Washington, Steinmeier planteó el tema a Rice y se acordó que habrá una respuesta a la carta enviada en nombre de la UE por Straw. En Alemania el grupo parlamentario de Los Verdes está dispuesto a preguntar al Gobierno sobre las informaciones que aseguran que los servicios de espionaje y la policía federal criminal sabían de los vuelos de la CIA y sobre el empleo de cárceles para torturar en Siria, donde se interrogó a un ciudadano alemán oriundo de aquel país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005