La disolución de la Pasarela Gaudí desata la polémica

Los diseñadores se comprometen a montar un certamen alternativo en julio

El desmantelamiento de la Pasarela Gaudí ha sentado mal a la Asociación de Diseñadores Gaudí. Los nuevos planes de la Generalitat buscan impulsar a los diseñadores emergentes e internacionalizar la moda catalana. La asociación, con una veintena de miembros, reclama más concreción en el proyecto y se compromete a montar una pasarela el próximo julio, "esperando contar con instituciones privadas y la colaboración de las administraciones".

El informe de la Generalitat considera que las pasarelas pierden compradores
Más información
La vigencia de la falda masculina

Desaparece la Pasarela Gaudí tal como se ha conocido en los últimos 20 años. Y con ella, la BCN Fashion Week. Su última edición se vivirá en enero. Y durará sólo tres días en lugar de cuatro. Entonces, la Generalitat pondrá en marcha el nuevo plan de promoción de la moda catalana basado en dos ejes: un Gaudí internacional, que consistirá en expediciones de diseñadores catalanes al extranjero, y un Gaudí emergente, para organizar muestras y concursos de diseñadores noveles. La pasarela de moda nupcial se mantiene.

Las voces críticas aseguran que se regala la pasarela a Madrid. Así lo afirmó el secretario de la Asociación de Diseñadores Gaudí, Konrad Muhr. La asociación, que cuenta con creadores como Antonio Miró, Lydia Delgado y Hannibal Laguna, emitió ayer un comunicado en el que manifiesta su perplejidad por suprimir la celebración de la pasarela, aunque aplaude el apoyo a los emergentes.

Los creadores de Gaudí se comprometen a participar en la próxima edición de enero, pero también a organizar una pasarela en julio coincidiendo con la feria de moda urbana Bread & Butter. "El objetivo es que Barcelona no se quede sin pasarela", aseguró Muhr. Por su parte, el consejero Huguet manifestó ayer a última hora que felicita la iniciativa y refrenda la política de su consejería.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

El director creativo de Armand Basi, Lluís Juste de Nin, consideró positivo hablar de la marca Barcelona y de la ciudad como crisol de nuevos diseñadores; sin embargo, deseó que la Generalitat reconsidere la decisión de cancelar la pasarela.

El desencadenante del cambio ha sido un estudio económico elaborado por el equipo del profesor del IESE José Luis Nueno por encargo de la Generalitat. "El informe señala que la gran mayoría de las pasarelas internacionales son de financiación privada; en las pasarelas españolas hay una sobredosis de financiación pública: es el único caso en el mundo", afirmó Huguet, durante la presentación del estudio.

La BCN Fashion Week recibe anualmente de la Administración 7,2 millones de euros, el 82% del presupuesto total. Para la Generalitat, el informe es la prueba y el justificante de que la fórmula actual no es suficiente. Su validez está caduca. Los diseñadores de Gaudí afirman que no han sido consultados para elaborar el informe.

"El modelo no funciona, nuestras pasarelas pierden compradores, no despiertan interés mediático y los diseñadores no consiguen usarla como trampolín para vender más e internacionalizarse", sentenció Nueno, para quien el análisis sirve también para Cibeles. Sin embargo, la Generalitat tiene previsto mantener el presupuesto, aunque para otros fines.

Paco Flaqué, padre de la criatura Gaudí en las últimas décadas, dirigirá la pasarela en enero. Después permanecerá a cargo del salón y la pasarela nupcial. Flaqué, muy contrario al informe de Nueno, subrayó que empieza otra época. Paula Feferbaum, actual directora de Circuit, se integra en el proyecto Gaudí Emergentes junto al Moda FAD. Gaudí Emergentes se celebrará dos veces al año, durante tres días, y englobará una competición internacional abierta a todos los diseñadores "emergentes" del mundo y una muestra sólo para los catalanes, es decir, los que han nacido, viven o trabajan en Cataluña, o se han formado en alguna escuela catalana.

Feferbaum expresó su disposición a empezar de cero. "Si se trabaja bien, el nuevo proyecto de moda de la Generalitat es lo mejor que puede pasar en Barcelona", dijo. El otro implicado en este proyecto es Moda FAD. Su responsable, Chu Uroz, no quiso adelantar su postura hasta que la Generalitat le explique cuál es su papel en este modelo.

Más revuelto anda el mundo de los consagrados, que emprenderán estas expediciones internacionales. Los elegidos sólo serán catalanes o con industria en Cataluña. Quedan fuera algunos diseñadores, como Victorio y Lucchino, que han participado en las últimas ediciones de Gaudí. Los sevillanos no quisieron ir más allá de señalar que ahora están centrados a corto plazo en la colección de enero y en su firma, que vive planes de expansión internacional. Otra de las que habló fue Amaya Arzuaga: "Me parece estúpido y una discriminación si es sólo para diseñadores catalanes". Por su parte, Hannibal Laguna reivindicó el buen trato recibido en Barcelona hasta ahora desde que participa en Gaudí. Todos se mostraron perplejos ante las nuevas ideas.

Gaudí Internacional pretende vincular las pasarelas internacionales de referencia, como las de Nueva York y Milán, "para promocionar la moda catalana incorporando diseñadores en estas pasarelas o haciendo una paralela".

Paco Flaqué y Carod Rovira, el pasado septiembre, durante un desfile de Victorio & Lucchino.
Paco Flaqué y Carod Rovira, el pasado septiembre, durante un desfile de Victorio & Lucchino.VICENS GIMÉNEZ

Sobre la firma

Ana Pantaleoni

Redactora jefa de EL PAÍS en Barcelona y responsable de la edición en catalán del diario. Ha escrito sobre salud, gastronomía, moda y tecnología y trabajó durante una década en el suplemento tecnológico Ciberpaís. Licenciada en Humanidades, máster de EL PAÍS, PDD en la escuela de negocios Iese y profesora de periodismo en la Pompeu Fabra.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS