Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La memoria histórica

Nada más terminar de leer el artículo aparecido en EL PAÍS, el pasado 12 de septiembre, acerca de la memoria histórica en España, cogí el portátil y me puse a escribir esta carta, indignada como siempre, algo furiosa, y con lágrimas en los ojos, sobre todo con lágrimas en los ojos.

Me parece mentira que este Gobierno se llame socialista y actúe de la manera en la que lo está haciendo. ¿Es que ya no se acuerda que una gran mayoría de los muertos que se encuentran en las fosas comunes lucharon bajo la bandera socialista y pertenecían al partido del mismo nombre?, ¿es que acaso quiere olvidar que los primeros y verdaderos demócratas de este país fueron los republicanos que defendieron al Gobierno legítimamente elegido por el pueblo en las urnas?

No sé si reír o llorar cuando De la Vega dice que hay que acoger en esta medida a ambos bandos. Se olvida la señora vicepresidenta primera que el mal llamado bando nacional ya honró y dignificó a los suyos, y si no lo cree que se dé una vuelta por las inmediaciones de Paracuellos del Jarama, a ver si se da cuenta de una vez del diferente trato que recibieron los de uno y otro bando acabada ya la contienda. Creo que ya va siendo hora de acordarse de los perdedores, de sacarles del olvido y de las fosas comunes especialmente, que aquí nadie quiere reabrir viejas heridas, sólo se pide justicia y verdad. Y sobre todo, agradecerles ya de una vez a todos los asesinados, represaliados, exiliados y torturados por el franquismo el esfuerzo que hicieron por lograr un mundo más justo, más libre y más social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 2005