Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castilla-La Mancha abre expediente a la empresa del pollo con salmonela

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla-La Mancha, Roberto Sabrido, anunció ayer que se ha incoado expediente a la empresa Sada, en cuya sede de Lominchar (Toledo) se originó el brote de salmonela que -según concretó ayer la ministra de Sanidad, Elena Salgado, que dio por cerrado el brote- ha afectado a 2.546 personas. Salgado precisó que en el caso "lo que ha fallado es el autocontrol" y señaló que este tipo de empresas "tienen que ser muy exigente con un control que debe ser permanente".

También Sabrido manifestó que fallaron los sistemas de autocontrol de la empresa, ya que "no tenían perfectamente documentado el circuito de dosificación de la salsa con la modificación que posteriormente hicieron". En consecuencia, según recalcó el consejero, no se podía realizar una desinfección "correctamente".

Sabrido explicó que las modificaciones en la salsa, tanto en la estructura del proceso de elaboración -al añadir jugo al aceite de girasol que recubría el pollo- como en el circuito de dosificación no fueron comunicadas a los servicios oficiales, lo que "ha impedido que se haya podido ejercer un control real". Indicó asimismo el consejero que los gráficos de procesos de pasterización de las salsas no estaban monitorizados "convenientemente" y que se ha detectado que estos fallos son los que dieron origen a la contaminación por salmonela en dos líneas de la empresa, la de pollo asado Sada y la de Pimpollo.

"Infracciones"

El expediente incoado, indicó Sabrido, determinará "la existencia de infracciones graves y muy graves". El consejero subrayó que la propia empresa "ha reconocido" un fallo en su estructura de puntos de control. En cuanto a los organismos oficiales, al no tener conocimiento de esa estructura y de cambios o modificaciones en ella, no pudo ejercer el control "perfectamente".

El consejero afirmó que este tipo de salmonelosis es "el tercero más frecuente a escala nacional e internacional", y desmintió por tanto que se trate de un tipo "raro" de brote y también que sea uno de los más agresivos.

Sabrido manifestó su disposición a mejorar "en la medida de lo posible" todos los sistemas de control e inspección, y recordó que, según la legislación, las empresas son las responsables de que sus productos lleguen en buen estado al consumidor.

El consejero anunció que ha cursado medidas para que mejoren "todavía más" las inspecciones a las empresas, sobre todo las grandes y complejas y comentó que "en biología el riesgo cero no existe, pero nuestra obligación es que ese riesgo se aproxime al cero". Por consiguiente, Sabrido afirmó que las dos líneas empresariales de producción "van a estar paralizadas" hasta no contar con garantías de buen funcionamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de agosto de 2005